Vivir +

  • Regresar al inicio
  • Enviar a un amigo
  • Imprimir
  • Enviar correcciones

Macroalgas, opción de desarrollo

Las algas proveen alimento y materia prima con gran demanda; su cultivo ayuda a evitar la sobreexplotación silvestre.

BOCAS DEL TORO. Científicos del Instituto Smithsonian recolectan algas marinas en Isla Colón y alrededores para hacer diversos estudios. LA PRENSA/Jihan Rodríguez1449090
TAMARA DEL MORAL
tdelmoral@prensa.com

En las zonas costeras, las algas amortiguan el impacto de las mareas, protegen los manglares y arrecifes, ayudan a mantener la calidad de las aguas y constituyen un hábitat para peces y otras especies marinas. Además, son utilizadas como alimento y en la medicina tradicional.

Algunas poseen sustancias con propiedades emulsificantes o espesantes de interés comercial para elaborar productos alimenticios. También son útiles para hacer medicinas y productos de belleza. Otra aplicación que se está investigando en países como Estados Unidos, es el potencial de distintas especies para la producción de biocombustibles y para absorber CO2 de las actividades industriales.

Sobre esta posibilidad, la profesora Gloria Batista de Vega, del Departamento de Postgrado e Investigación de la Universidad de Panamá, quien ha estudiado las macroalgas en el Instituto Smithsonian en Punta Galeta, en Colón, opina que es más conveniente aprovechar las macroalgas para producir carragena y otros productos, en lugar de biocombustibles.

MACROALGAS EN PANAMÁ

Alrededor de 1850, con la llegada de trabajadores afrocaribeños a Panamá para la construcción del ferrocarril y posteriormente del Canal, se introdujo en el país el uso de macroalgas en la alimentación, explica la docente e investigadora.

Hoy día, algas del género Gracilaria y Sargassum son utilizadas por grupos autóctonos en diversas formas. Los afroacaribeños usan Gracilaria en sopas, cereales para niños y bebidas vigorizantes, mientras que los kunas las usan en baños de tina o regadera, pulverizadas y hervidas como té y como ungüento. En un estudio realizado en la comarca Kuna Yala, la profesora Vega encontró que los kunas tratan con algas trastornos psicológicos y afecciones como el dolor de muela, orzuelos y contusiones, entre otras.

CULTIVOS

Por sus múltiples aplicaciones, las macroalgas marinas tienen una gran demanda en mercados como China y Europa, pero no es posible satisfacerla si solo se extraen las algas silvestres; además, de esta manera se agotan las poblaciones naturales. Una alternativa es cultivarlas.

Las granjas de cultivo de algas impactan de manera positiva en las comunidades costeras, que pueden proteger los ecosistemas, a la vez que desarrollan una actividad económica sostenible.

Los cultivos pueden ser in situ (en el mar), con algas atadas a rocas, en jaulas o en estructuras de bambú, por ejemplo; o en un laboratorio (in vitro). Este segundo método permite el mantenimiento de la especie, mejor rendimiento y, gracias a la biotecnología, obtener un producto de más calidad.

En el Caribe, explica la investigadora, se inició el cultivo de macroalgas como materia prima de ficocoloides a partir de 1970. En la isla Santa Lucía se establecieron las primeras granjas organizadas de macroalgas, especialmente con especies de Gracilaria y Euchema. En Cuba se inició esta práctica en la década de 1980, para extraer agar y para evaluar la rentabilidad de producir carragena.

Panamá ha tenido experiencias en el cultivo de macroalgas desde 1979, aunque no se ha logrado impulsar una industria exportadora a gran escala. La profesora Batista participó en el establecimiento de la primera granja de macroalgas en Centroamérica, utilizando la especie Gracilaria domingensis, con apoyo de la comunidad en Colón.

“Esto me dio la motivación para persistir en el sueño de que exista un sistema económico de maricultura de macroalgas sostenible en Panamá. Esta experiencia nos abrirá las puertas al mantenimiento de especies de algas in vitro y a nuevas aplicaciones en la biología molecular”. Sin embargo, agrega que se requiere una mayor participación de los gobiernos para financiar proyectos de este tipo.

VALOR PARA LA BIODIVERSIDAD

ECOSISTEMAS. Los lechos de algas marinas y zosteras que bordean las costas del mundo apoyan la pesca comercial, son fuente de alimento para especies como los manatíes y estabilizan los sedimentos. Pero, según el Informe de la Secretaría del Convenio sobre Diversidad Biológica, ‘Perspectivas sobre la Biodiversidad 3’, se estima que desde el siglo XIX ha desaparecido el 29% de estos hábitats, y desde 1980 la pérdida de lechos de algas marinas y zosteras ha llegado, en promedio, a unos 100 km2 por año.


Además en Vivir


Gobierno de Ecuador usa tema sin permiso
Trueque cinematográfico
‘Pirata’ Depp visita escuela británica
Boy George cuestiona retorno de Culture Club
El séptimo arte regional
Imágenes que resaltan derechos
INNOVA: Mañana, ‘Día de soluciones climáticas’
INNOVA: Macroalgas, opción de desarrollo
Nuevo dispositivo para controlar azúcar en sangre
Vinculan parásito y virus con declive de abejas en EU
Compiten para poner un robot en la luna
DE UN VISTAZO
La Ednita de hoy y ayer
Una tarde en familia y entre mascotas
Premian a Javier Cercas
Atencia gana certamen de poesía




Los comentarios expresados son responsabilidad exclusiva de los lectores.
No representan la opinión de prensa.com

 

Deje su Comentario
   

Reglas de Uso - prensa.com


1.- El usuario se compromete a utilizar un lenguaje cordial y respetuoso. Todos los comentarios deberán ser alusivos a los temas relacionados a la noticia u otra información que quiera ser comentada. Está totalmente prohibido hacer algún tipo de referencia personal, difamar o agredir verbalmente a cualquier persona.
2.- La utilización de cualquier término, frase u oración que no sea apropiada en el debate equivaldrá a que sea reemplazada por un asterisco (*), con lo que el sentido de la opinión pudiera quedar alterado.
3.- No se permite escribir en mayúsculas cerradas. En la etiqueta de la Internet esto equivale a gritos.
4.- No se permiten incluir en los mensajes imágenes, audio y videos ofensivos.
5.- No se permiten mensajes ni temas en otro idioma que no sea el español. En caso de emitir alguna opinión en otro idioma, deberá incluir la traducción correspondiente.
6.- No se aceptan anuncios, cadenas de mensajes de correo electrónico o pirámides.
7.- Está prohibido hacer uso de esta herramienta para llevar a cabo actividades proselitistas.
8.- Prensa.com se reserva el derecho de edición y/o filtro de los comentarios enviados por los lectores, en aquellos casos que estos no sean relevantes al tema en desarrollo.
9.- Al ingresar los comentarios al foro o comentario de noticias, el autor autoriza a Prensa.com y Corporación La Prensa a publicarlo en dicha sección y cualquier otra sección dentro de Prensa.com así como en cualquiera de las publicaciones impresas de Corporación La Prensa.
10.- Los comentarios y opiniones emitidos en los blogs y/o sección de comentarios dentro de Prensa.com son responsabilidad de su autor, y no reflejan la opinión, criterio ni posición de la empresa.
11.- No se permitirán comentarios para promover sitios, ofrecer servicios, ventas, negocios o cualquier tipo de publicidad.
12.- Está prohibido incitar a la discriminación y/o el racismo, o promoverlos basándose en ideologías, corrientes u organizaciones de cualquier tipo.

* Debe leer y aceptar las reglas de uso para participar.
   
   


Ediciones anteriores

Corporación La Prensa: (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá. - 11

Advertencia: Todo el contenido de www.prensa.com pertenece a Corporación La Prensa S.A. Razón por la cual, el material publicado no se puede
reproducir, copiar o transmitir sin previa autorización por escrito de Corporación La Prensa S.A.
Le agradecemos su cooperación y sugerencias a internet@prensa.com y Servicio al Cliente.
En caso de necesitar mayor información acceda a nuestra biblioteca digital o llámenos al 222-1222.