Página del Lector


[FOTODENUNCIA]

INDOLENCIA

LA PRENSA/Carlos Lemos

Llena de limo, basura e insectos se encuentra esta fuente ubicada en el parque Andrés Bello de la Vía Argentina. Algunos residentes entrevistados aseguran que la fuente lleva largo tiempo sin que las autoridades municipales le brinden el mantenimiento adecuado.
 

 

[COMENTARIO]

Ministerio de ‘Gobierno’ desde 1904


23 DE MARZO.

En relación a la noticia sobre la creación de un nuevo ministerio, “Asamblea retoma las reformas al Mingo” (La Prensa 23/3/2010), si bien es fiable una última encuesta ciudadana revelando que el 61.9% de los consultados considera a la inseguridad como el principal problema del país, no creo que una de sus soluciones sea la simple división del actual Ministerio de Gobierno y Justicia.

Este ministerio fue creado como una de las primeras entidades del Poder Ejecutivo de la naciente República de Panamá en 1904, entonces denominado como “Secretaría de Gobierno”.

Ahora que la Asamblea Nacional empieza a debatir las propuestas de crear un “Ministerio de Seguridad Pública” y un “Ministerio del Interior” para desechar al olvido al Ministerio de Gobierno y Justicia, los diputados deben tomar conciencia de que lo último que necesitamos en Panamá es alimentar a una todavía mayor burocracia gubernamental. A pesar de que las mismas direcciones y departamentos existentes parecen mantenerse; la operación de todo ministerio exige de nuevas posiciones, más personal, más equipo, nuevas oficinas, todo lo cual cuesta, y bastante.

Además, se sabe que sin políticas adecuadas, sin voluntad y sin capacidad profesional y administrativa, tanto en lo social como en lo policial, ningún gobierno podrá jamás disminuir los niveles de criminalidad, que cada día aparecen más y más altos. En lo que va de 2010, solamente el índice de homicidios ha roto todos los récords de años anteriores.

Quiero igualmente abogar porque, de darse la innecesaria división propuesta, en vez del extraño nombre de Ministerio “del Interior” se mantenga el de siempre, el de “Ministerio de Gobierno y Justicia”. Cuando mucho le podrían recortar lo de “Justicia”, que es lo menos que ese ministerio brinda.

Ciento seis años de experiencia legal y administrativa del “Ministerio de Gobierno y Justicia” no se deben tirar por la borda para favorecer a un nombre importado que a los panameños por tradición asociamos con algo muy distinto.

El nombre Ministerio del Interior es foráneo, totalmente ajeno a nuestra idiosincrasia. En Panamá, el hablar “del interior” es hablar de nuestro campo, de nuestro Panamá que está “más allá del Puente” (ahora dos puentes) y nunca de una institución pública, cualquiera que sea.

José Antonio Barrios
Ciudadano panameño


 


 

A propósito de los corredores

28 DE MARZO.

Hay un comentarista radial de origen interiorano, cuyos programas se transmiten a través de la principal cadena de radio del país, que dice que los panameños “somos congos”. Una vez más se comprueba que su aseveración es totalmente cierta y ahora de manera contundente.

El señor Presidente acaba de anunciar que a las compañías mexicanas, concesionarias de los corredores Norte y Sur, se les va a pagar una millonada para que el Estado panameño tenga el control de ellas, veamos: ¿Cuántas veces se incumplieron, por parte esos concesionarios, los contratos con la Nación panameña? ¿Por qué los funcionarios públicos, con competencia sobre el tema, en caso de incumplimiento, jamás rescindieron los mencionados contratos? ¿Por qué se les dio tantas adendas y/o prórrogas para que terminaran de cumplir? ¿Cuándo, según el primer contrato, debió estar terminada la interconexión entre ambos corredores? ¿Por qué si hay un abogado que viene denunciando, casi a diario, estas irregularidades, el Ministerio Público no ha iniciado una investigación de oficio y no lo ha llamado a declarar? ¿Sabe de algún contador y/o auditor, de clase media, que estuvo en el equipo que realizó los áuditos a estas empresas?

Cuando se le preguntó al señor Presidente si las cuotas que se pagan en ambos corredores serían rebajadas, él contestó que no, que de algún lado tiene que salir el dinero para pagarle a las compañías extranjeras. A que no adivinas, ese dinero lo vamos a pagar los congos panameños. Otras pruebas de nuestra característica mencionada.

El candidato, hoy Presidente, prometió no cobrar por la titulación de los derechos posesorios, el asunto resultó peor, fue eliminado el concepto de derecho posesorio. El candidato, hoy Presidente, jamás nos dijo en campaña, que nos iba a subir el 5% (Itbms), ahora nos subió el impuesto a 7%. El candidato, hoy Presidente, jamás nos dijo en campaña, que iba a cambiar códigos para que compañías mineras vinieran a destruir nuestra rica y enorme biodiversidad. Supongo que al final de esa destrucción, se premiará a esas transnacionales con varios milloncitos. Siempre oigo a nuestros políticos ofrecer ventajas para que venga a Panamá la inversión extranjera, aun cuando ni siquiera hemos terminado la infraestructura para los que ya están aquí (véase sector turismo).

Pero, ¿a quién beneficia esa inversión extranjera? Ha quedado demostrado que a nosotros los congos no. Y si no es el pueblo el que recibe los beneficios, ¿Quién los recibe?

Juan Ramón Sevillano Callejas
Abogado


 

[DERECHO A RÉPLICA]

Refutan información sobre Macro Festival

22 DE MARZO.

La Oficina del Casco Antiguo apoya el ejercicio de la libertad de expresión, basado en la verdad de los hechos; en donde el principio básico del periodismo exige de los profesionales de la pluma una divulgación de los acontecimientos apegados a la objetividad. Sin embargo, debemos referirnos a la noticia publicada por la periodista Flor Cogley, en su prestigioso diario, el día 22 de marzo de 2010, bajo el título “Denuncian incidente en Macro Festival”, en donde el primer párrafo menciona que “la actividad (Macro Festival) se vio opacada por la mala conducta de un miembro del Servicio de Protección Institucional (SPI) y una funcionaria de la Oficina del Casco Antiguo”.

A este respecto, debemos señalar que los datos carecen de veracidad y que de haber indagado más, Cogley hubiera corroborado que tanto los miembros del SPI como nuestro personal mantuvieron una actitud de cooperación con los organizadores del Macro Festival. Así lo han manifestado ellos mismos mediante llamadas de agradecimiento recibidas por ambas entidades después del evento. Por otro lado, queremos aclarar que la Oficina del Casco Antiguo no tuvo que ver con la organización del festival macro, ya que únicamente brindamos apoyo logístico con la colaboración de nuestro personal y de los miembros del SPI, para brindar mayor seguridad, velando por el cumplimiento de las normas de seguridad vial. Con respecto al párrafo segundo en esta noticia, que indica que “un agente del SPI subió a la tarima instalada en Plaza Herrera y ordenó de forma grosera suspender la actividad”, aclaramos que es falso, ya que fue el propio animador del evento quien anunció la conclusión de la actividad porque solo se tenía el permiso
hasta las 11:00 p.m.

En cuanto a lo establecido en el párrafo tercero “que a la banda de rock solo le permitieron tocar una canción”, cabe señalar que al grupo artístico se le permitió tocar 30 minutos más del tiempo acordado, por consideración al retraso ocasionado por la lluvia. La noticia de Cogley dice además, en su cuarto párrafo que “el señor Díaz lamentó que no se tomara en cuenta que el festival se había atrasado por la lluvia, y que el agente y la funcionaria alegaran que a ellos no les pagaban horas extras para estar allí”. Al respecto, los organizadores del festival estaban claros en que la actividad terminaría a las 11:00 p.m. y en ningún momento ni miembros del SPI, ni de la Oficina del Casco Antiguo, mencionaron absolutamente nada relacionado al pago de horas extras, ya que como es de todos conocido, las entidades gubernamentales no pagan horas extras. Tenemos conocimiento de que la periodista Cogley no asistió al evento, tal como ella lo manifestó vía telefónica, a nuestro jefe de comunicación encargado, por lo qu
e deducimos que no le consta ninguno de los hechos antes mencionados.

Dejamos constancia de que la periodista Flor Cogley, con este tipo de publicaciones empaña la labor que lleva a cabo la Oficina del Casco Antiguo de la ciudad de Panamá, quien vela por la puesta en valor del citado Patrimonio de la Humanidad, así como la labor periodística que realiza el prestigioso diario La Prensa en la búsqueda de la información y llevarle al lector día a día los acontecimientos nacionales e internacionales, como lo indica su eslogan “El diario libre de Panamá”.

Darío M. Cadavid R.
Director técnico

NOTA DE LA DEFENSORA

En relación a los señalamientos emitidos en esta carta, la periodista Flor Cogley explica que la noticia se basó en las declaraciones de testigos del hecho. Aunque en la nota solo aparece el nombre de Alfonso Díaz, residente del Casco Antiguo, otras personas a las que se les respetó la reserva del nombre confirmaron el incidente ocurrido durante el cierre del Macro Festival.

Agregó que los quejosos eran conscientes de que la actividad estaba atrasada –debido a la lluvia– y no se quejaron de que fuera suspendida antes de haber finalizado. Lo que les molestó fue la “manera grosera” como se dirigió el miembro del SPI y los comentarios de la funcionaria de la Oficina del Casco Antiguo. Incluso en la página web de este diario, otros testigos del hecho, quienes señalan que estaban cerca de la tarima, ubicada en la Plaza Herrera, escribieron sobre la manera irrespetuosa como se mandó a apagar los equipos de la banda Señor Loop.

El señor Rodrigo Lilo Sánchez, vocalista y guitarrista de esa banda, confirmó que fue un agente del SPI quien dio por terminada la actividad y no el animador. Sánchez también calificó de irrespetuosa la

manera como se comportó el agente del SPI en la tarima y agregó que le dieron la orden de que tocara una canción, por lo que la banda decidió mezclar varias canciones.

Cogley dijo que en aras del periodismo responsable que se hace en este medio, se llamó a las contrapartes. Las declaraciones del director del SPI, Jaime Trujillo, fueron publicadas. También se trató de contactar al director de la Oficina del Casco Antiguo, Darío Cadavid, quien tenía el teléfono celular apagado. Antes de esta llamada se habló con la jefa de Relaciones Públicas del Instituto Nacional de Cultura (Inac), Liz Castillo, para conocer la opinión de la directora de esa entidad, pero ella aseguró que el Inac no tenía mayor participación en el Macro Festival, y era la OCA la que debía contestar. Por eso, se insistió varias veces, de manera infructuosa, con la llamada a Cadavid. El lunes 22 conocimos por parte de José Sosa, de Relaciones Públicas de la OCA, que el móvil se mantuvo apagado porque el señor Cadavid estaba con su familia.

>>>

MENSAJES POR MAIL

EDUCACIÓN

Resaltan las bondades del programa de ayuda escolar

En varias ocasiones he criticado algunas actuaciones del Sr. Presidente y de su gobierno.

Sin embargo, hace unos días estuvo en mi oficina, en Volcán, Chiriquí, nuestro amigo Eliseo, un indígena de 13 años a quien hemos visto crecer, junto a sus 12 hermanas y hermanos. Eliseo está en sexto grado y desde los seis años ha sido

muy trabajador, emprendedor y ha procurado ser un buen estudiante. En vista de ello, mi hija Tehany ha procurado ayudarlo todos los años al inicio de clases y asistirlo con sus tareas, incluso, con el uso de nuestra computadora.

Debo admitir que había tenido mis dudas sobre la ayuda del Gobierno con respecto a las mochilas y los $20.00.

Eliseo me las disipó, pues vino a nuestra oficina y orgullosamente nos enseñó sus zapatos nuevos, su mochila, sus libros, cuadernos, plumas, sacapuntas y borrador (los zapatos nuevos con los $20.00).

Dice que una amiguita pintó su mochila con florecitas muy bonitas. Eliseo aspira a ser el primer indígena de su familia en graduarse de sexto grado. Quiere seguir la secundaria y luego estudiar medicina. La mamá, haciendo naguas, está pagando una enciclopedia que cuesta $399 para que él pueda estudiar.Señor Presidente, señora ministra Molinar, los felicito; el asunto sí funciona. Cierto, con sus problemas y defectos, pero hoy Eliseo me hizo ver las bondades de dicho programa.

Orlando A. De la Guardia Jr.
empresario

 

Ediciones anteriores

Corporación La Prensa: (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá. - 11

Advertencia: Todo el contenido de www.prensa.com pertenece a Corporación La Prensa S.A. Razón por la cual, el material publicado no se puede
reproducir, copiar o transmitir sin previa autorización por escrito de Corporación La Prensa S.A.
Le agradecemos su cooperación y sugerencias a [email protected] y Servicio al Cliente.
En caso de necesitar mayor información acceda a nuestra biblioteca digital o llámenos al 222-1222.