BUSCADOR
  Portada | Clasificados | Foros | Ediciones anteriores | Archivo | Suscripciones | Portadas PDF | Titulares por e-mail | Contáctenos
  EL IMPRESO  
Hoy por hoy  
 
   
  Opinión  
  Perspectiva  
  Deportes  
  Mundo  
  Economía y Negocios  
  Vivir +  
  Reseña  
  Sociales  
  Horóscopo  
     
  SUPLEMENTOS  
  Ellas Virtual  
  Martes Financiero  
  Aprendo Web  
  Reseña Empresarial  
Pulso de la Nación
  SERVICIOS  
Titulares por
e-mail
Columnistas
Guía del sitio
Tarifas
Dosieres especiales
¿Quiénes somos?
Contáctenos
  TIEMPO LIBRE  
Turismo
De interés
Cartelera de cines
De noche
 
  PÁGINA DEL LECTOR  
Porque nuestros lectores sí cuentan
  CANALES  
Salud
Psicología
Psicología sexual
Bebés
Hogar
Mascotas
Tecnología
Cine
Libros
Farándula
Discos
Reportaje especial
Panamá, martes 31 de julio de 2007
 

LA FORMA DE VIDA.

ENCUENTRO CON EL FRENTE 57 DE LAS FARC
Becerro: ‘Somos personas normales con mucha disciplina’

Esta entrevista es la primera, en varios años, que comandantes operativos de las FARC dan sin censura.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Paco Gómez Nadal
Subsistencia. Los indígenas emberá de la zona subsisten gracias al comercio de madera. Sin embargo, la tala indiscriminada es un peligro para esta reserva y para los ríos, cada día más sedimentados.887790
Paco Gómez Nadal
[email protected]

"¿Nos ve comiendo raíces?". La sonrisa sarcástica es quizá uno de los gestos que más repite el comandante Becerro, también conocido con el alias de Gilberto. Se presenta con este segundo nombre y ofrece una malta a la temperatura caliente y húmeda de estas selvas del Tapón del Darién.

Su pregunta es una alusión directa al enemigo número uno de las FARC: el presidente de ese país Álvaro Uribe, quien en más de una ocasión ha asegurado que su política militar tiene arrinconada a la guerrilla más veterana del continentey a sus hombres comiendo raíces como salvajes.

"Mijo, consígase ahí una gallinita para que comamos y búsquenos una sombra para charlar con calma con el señor". Becerro da las últimas instrucciones a sus hombres de cara a un encuentro que se ha demorado cerca de un año en concretarse. Las últimas 48 horas se han consumido entre la lluvia y las comprobaciones de seguridad en esta región del Chocó colombiano donde, a efectos prácticos la soberanía está en manos de las FARC.

TERRITORIO FARC

"A partir de este punto ya los va a ver en cada curva", avisa en el camino la persona que me guía por estos ríos -a los que dejamos huérfanos de nombre por seguridad- y por los que, cumpliéndose la advertencia, se pueden ver los pequeños puestos de vigilancia guerrillera, cruzan botes a motor cargados de hombres y mujeres cargados de armas, de semblante serio la mayoría, tranquilos todos.

Las cabeceras de estos ríos son territorio Emberá, último reducto de estos indígenas que algún día, hace siglos, habitaron las riberas abiertas del lejano Atrato, el cauce más caudaloso de América, y que, por la presión de colonizadores primero, de buscadores de metales, después, y de los actores armados, desde 1997, han tenido que conformarse con unas tierras selváticas, crípticas, inexistentes… excepto para ellos y para unos vecinos no elegidos: la guerrilla que mantiene sus campamentos a pocas horas de las comunidades civiles.

LENTO PROCESO

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Paco Gómez Nadal
DURO INVIERNO. Dicen los guerrilleros que el invierno está especialmente duro, no por los combates sino por la lluvia.

Para esta entrevista, la autorización del Secretariado del Estado Mayor de las FARC llegó cerca de la Navidad de 2006, pero las condiciones de seguridad necesarias y la pausa en la movilidad permanente de los guerrilleros no se dio hasta hace unos días.

El viaje de ida y vuelta al universo de las FARC en la frontera supuso entrar a Colombia, invertir algo más de 20 horas de navegación por cuatro ríos diferentes y muchas más de espera hasta que la confianza se combinara en la misma proporción con la seguridad.

Es la primera vez en varios años que comandantes operativos de las FARC se ofrecen para dialogar sin condiciones y sin censura. Dicen ser "gente normal pero con mucha disciplina".

"Nos movemos todo el tiempo", explica Becerro al tiempo que señala ese nomadismo y el conocimiento de estas tierras como su principal arma contra el Ejército.

"Ellos llegan a sitios hasta donde los indígenas jamás hemos pisado", confiesa un morador en las largas horas de tensión hasta que se produce la entrevista.

CONDICIONES DE VIDA

Cuando se pregunta a los guerrilleros si su vida es tan dura como parece, quitan peso a las condiciones: "Comemos bien, para el invierno hay techos y para el frío cobijas. Tenemos mucha experiencia", sigue el máximo jefe del frente 57 de las FARC.

Según cuentan ellos, y confirman los civiles cercanos, en los campamentos de la guerrilla hay cultivos de maíz, plátano y arroz y se crían gallinas, vacas y puercos. "¿Y lo demás?". "Siempre hay gente que nos ayuda con los otros víveres. Lo que no producimos, lo compramos". Para la información y el entretenimiento hay radio y televisión -"está buena Telesur ¿verdad?"-. Para las comunicaciones, radios, teléfonos satelitales y celulares.

¿CONTROL MILITAR?

Cuando abandonábamos el universo legal para adentrarnos en esta situación tan macondiana como casi todo lo de Colombia, nos reportamos ante un control del Ejército. Dos soldados que no superan los 20 años sudan el uniforme, incómodos, y toman nota de todos los movimientos de civiles en la zona.

>>> ¿Han visto algo arriba?

Vamos hacia arriba ahoritica.

>>> Es verdad, perdonen.

La ingenuidad del soldado se acaba cuando llega un oficial: "tome nota de todos los datos del extranjero y ponga en observaciones que sube por su cuenta". Cuando los soldados están solos hay posibilidad de una última pregunta.

>>> ¿Cómo están las cosas?

De momento tranquilas pero se acercan las elecciones [municipales, el 28 de octubre]. Dios quiera y no pase nada.

El temor de los soldados es compartido por civiles y por organismos de derechos humanos. Los rumores de ataque guerrillero son tan constantes como las nubes y no son menos los que hablan de movimientos militares para cercar a los 300 hombres del Frente 57. Lo que realmente sucede no lo sabe nadie. Excepto los protagonistas de este conflicto armado en el que, como en toda guerra, la verdad puede ser una gran mentira.

Vea además ENCUENTRO CON EL FRENTE 57 DE LAS FARC: Feudo guerrillero en la frontera



 
 
 
 
© 2007. Corporación La Prensa. Derechos reservados.
Advertencia: Todo el contenido de www.prensa.com pertenece a Corporación La Prensa S.A. Razón por la cual, el material publicado no se puede reproducir, copiar o transmitir sin previa autorización por escrito de Corporación La Prensa S.A.
Le agradecemos su cooperación y sugerencias a [email protected] y Servicio al Cliente.
En caso de necesitar mayor información accese a nuestra biblioteca digital o llámenos al 222-1222.
Corporación La Prensa: (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá