BUSCADOR
  Portada | Clasificados | Foros | Ediciones anteriores | Archivo | Suscripciones | Portadas PDF | Titulares por e-mail | Contáctenos
Panamá, domingo 29 de julio de 2007
 

Ventana fiscal

Adiós a los 20 años de exoneración 887925

Osvaldo Lau
negocios@prensa.com

OPINIÓN. Los bienes raíces han entrado al salón de cuidados intensivos, pues a la exoneración de 20 años del Impuesto de Inmueble le queda menos de un mes de vida, gracias a una nueva tabla de exoneración producto del artículo 81 de la Ley 6 de 2005, tal como quedó modificado con el artículo 1 de la Ley 34 del mismo año.La nueva tabla, que reduce entre 25% y 75% la exoneración según el uso y el valor de las mejoras, trae consigo evidentes efectos negativos.

Para colmo de males, coincide con la suspensión de proyectos representativos del auge inmobiliario, que vino con su cuota de malestar, incertidumbre y muchas preguntas sin respuestas. La reducción de este incentivo, que aparentemente aún no ha hecho impacto en el mercado de bienes raíces, ya empieza a preocupar a los que se mueven dentro de ese competitivo campo y comienza a romperse el silencio que ambas partes, fisco y contribuyentes, han guardado hasta ahora. Como ejemplo, un botón: una propiedad residencial nueva, con terreno valorado en 75 mil dólares y con mejoras por 300 mil dólares, cuyo permiso de construcción fue expedido antes del 1 de septiembre de 2006 y cuyas mejoras fueron inscritas en el Registro Público antes del próximo 31 de agosto, gozará de 20 años de exoneración sobre el impuesto aplicable a las mejoras.

Es decir, 126 mil dólares. Ese mismo caso, al no cumplir con uno de los dos plazos citados, solo disfrutará de una exoneración de 5 años, que representa la suma de 31 mil 500 dólares. Una diferencia nada despreciable de 94 mil 500 dólares a favor del fisco.Lo anterior permite pronosticar un cambio en la tendencia de compras en el sector inmobiliario, cuando las propiedades nuevas con exoneraciones disminuidas se enfrenten a las propiedades no nuevas pero con exoneraciones mayores. El mercado se distorsionará cuando las ofertas de casas o apartamentos recién construidos, con mejoras con un valor de 250 mil dólares o más y con solo cinco años de exoneración, compitan contra productos similares construidos con uno o dos años de diferencia y que recién empiezan a correr sus 20 años de exoneración, sin importar su valor.

Hemos de admitir que el Impuesto de Inmueble representa para el fisco nacional un ingreso importante y en escala ascendente, no sólo porque han vencido las exoneraciones concedidas antes de la primera mitad de la década del 80, sino también por el aumento en el valor catastral (base imponible del impuesto en cuestión) producto de los recientes avalúos privados y por la tendencia a vender las propiedades sin los subterfugios del pasado. Pero a pesar de su importancia fiscal, el Impuesto de Inmueble mantiene un alto contenido social porque quienes no tienen propiedades no tienen que preocuparse del mismo y porque se exoneran los primeros 30 mil dólares de toda propiedad inmobiliaria.

Por otro lado, su aporte al Tesoro Nacional no debe crear conflictos con la obligación y la necesidad del Gobierno de promover la inversión privada como motor de toda economía. Es por ello que la nueva tabla de exoneración debe reconsiderarse para hacerla tan o más atractiva que antes, para que nos permita competir con otros países en la captación de las inversiones extranjeras y para mantener las propias.Es el momento oportuno para que los gremios se pronuncien y realicen gestiones ante las autoridades competentes para promover un estudio serio que atienda los intereses de todas las partes involucradas. Después no valdrán los lamentos ni los reclamos.

El autor es consultor fiscal



© 2007. Corporación La Prensa. Derechos reservados.
 
 
 
© 2007. Corporación La Prensa. Derechos reservados.
Advertencia: Todo el contenido de www.prensa.com pertenece a Corporación La Prensa S.A. Razón por la cual, el material publicado no se puede reproducir, copiar o transmitir sin previa autorización por escrito de Corporación La Prensa S.A.
Le agradecemos su cooperación y sugerencias a internet@prensa.com y Servicio al Cliente.
En caso de necesitar mayor información accese a nuestra biblioteca digital o llámenos al 222-1222.
Corporación La Prensa: (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá