BUSCADOR
  Portada | Clasificados | Foros | Ediciones anteriores | Archivo | Suscripciones | Portadas PDF | Titulares por e-mail | Contáctenos
  EL IMPRESO  
Hoy por hoy  
 
   
  Opinión  
  Perspectiva  
  Deportes  
  Mundo  
  Economía y Negocios  
  Vivir +  
  Reseña  
  Sociales  
  Horóscopo  
     
  SUPLEMENTOS  
  Ellas Virtual  
  Martes Financiero  
  Aprendo Web  
  Reseña Empresarial  
Pulso de la Nación
  SERVICIOS  
Titulares por
e-mail
Columnistas
Guía del sitio
Tarifas
Dosieres especiales
¿Quiénes somos?
Contáctenos
  TIEMPO LIBRE  
Turismo
De interés
Cartelera de cines
De noche
 
  PÁGINA DEL LECTOR  
Porque nuestros lectores sí cuentan
  CANALES  
Salud
Psicología
Psicología sexual
Bebés
Hogar
Mascotas
Tecnología
Cine
Libros
Farándula
Discos
Reportaje especial
Panamá, lunes 12 de marzo de 2007
 

MEDICIÓN. ANAM ESTABLECE UN ÍNDICE PARA DETERMINAR LA PUREZA DEL AGUA.

Los ríos contaminados de Coclé

Estudio registra un aumento de la carga orgánica y una disminución del nivel de oxígeno.

Anam vigila las actividades domésticas, comerciales e industriales para evitar descargas nocivas.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/R. Quezada
DAÑOS. Aunque el informe no abordó como causa de contaminación la extracción de material pétreo, los miembros de las comunidades advierten que esta actividad también merma la calidad de las aguas, como fue el caso del río Grande el año pasado.819078
Rafael Quezada
PENONOMÉ, Coclé

La calidad de las aguas de los ríos Grande, Zaratí, Coclé del Sur, Antón, Farallón y Chico, de la provincia de Coclé, sufre un deterioro gradual provocado principalmente por las actividades agrícolas e industriales, según se desprende de las pruebas que hizo el Laboratorio de Calidad Ambiental de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) entre 2004 y 2005.

Jorge Carrera, director regional de la Anam, confirmó que las aguas de estos ríos fueron sometidas a estudios físicoquímicos y microbiológicos que comprobaron la presencia de sustancias contaminantes.

El estudio, denominado Segundo Informe de Monitoreo de la Calidad del Agua (2004-2005) de la Anam, destaca que se registró un incremento de la carga orgánica (bacterias coliformes fecales y totales) y un descenso de la concentración de oxígeno, producido por el vertido directo de aguas residuales.

Aunque el informe no abordó como causa de contaminación la extracción de material pétreo, los miembros de la comunidades advierten que esta actividad también merma la calidad de las aguas, sobre todo cuando se utilizan camiones y retroexcavadoras que ingresan a los ríos para sacar cascajo y arena.

Según los vecinos del río Grande, eso fue lo que sucedió en agosto del año pasado cuando las autoridades del Ministerio de Comercio e Industrias y de la Anam autorizaron la extracción de cascajo para "enderezar el cauce" y evitar que las corrientes socavaran las bases del puente que cruza la vía Interamericana.

En esa ocasión la actividad se paralizó tras las protestas de los residentes, preocupados por la turbiedad de las aguas.

Otro punto de contaminación que aún no se mide a profundidad tiene que ver con el uso de los agroquímicos, que en la mayoría de los casos van a parar a las fuentes de aguas arrastrados por las lluvias.

PLAN DE ACCIÓN

El director regional de la Anam dijo que tras conocer el resultado del análisis, los funcionarios de la entidad inspeccionarán los proyectos de cría de puercos y aves que se ubican en la cuenca media del río Zaratí.

De igual forma le darán seguimiento a las actividades ganaderas y agrícolas que se desarrollan en la zona baja del río Coclé del Sur, en el Zaratí y el río Chico de Natá.

Para profundizar en el tema de la pureza, la Autoridad Nacional del Ambiente estableció un Índice de Calidad del Agua (ICA) que indica el grado de contaminación que presenta.

Según esta medición, los ríos con un ICA cercano a 0% se consideran altamente contaminados y aquellos que presenten un porcentaje próximo a 100% tienen una excelente calidad.

Según las pruebas del Laboratorio de Calidad Ambiental de la Anam, en general los ríos de la provincia alcanzaron un 56.99%, lo que indica que sus aguas deben ser sometidas a tratamientos descontaminantes antes de destinarlas al abastecimiento público.

No obstante, estas aguas se consideran aceptables para el uso recreativo, la vida acuática, la pesca y pueden ser utilizadas en actividades relacionada a la industria y la agricultura sin un tratamiento previo.

La medición del ICA se realiza dos veces al año en los afluentes ubicados en Bajo Grande, Piedras Amarillas, Puerto Posada, Toza, en el área de la toma de agua del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales en Natá, en los cañaverales de la Compañía Azucarera La Estrella, Caimito, en el balneario Las Mendozas y en los pantanos de Antón, entre otros puntos.

CONSERVACIÓN

El informe afirma que las reservas hídricas son, sin duda alguna, la fuente de agua para muchas comunidades, por lo que un incremento en su nivel de deterioro pondría en aprietos a las personas.

En este punto coinciden las autoridades del Departamento de Calidad de Agua del Ministerio de Salud (Minsa), quienes trabajan en el mantenimiento de los llamados acueductos rurales.

Raiza Batista, encargada de ese departamento del Minsa en la provincia de Coclé, informó que para mantener la calidad del líquido en las comunidades que dependen de los acueductos rurales se trabaja en la construcción, mantenimiento y captación de nuevas fuentes.

"El uso de clorinadores en las reservas hídricas, como la de Turega, garantiza el suministro de agua potable a los moradores", aseguró.

Hasta el año 2005, este departamento del Minsa manejaba 446 acueductos rurales en toda la provincia de Coclé, lo que le permitía dotar de agua a un sinnúmero de comunidades en las que no llega el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales.



 
 
 
 
© 2007. Corporación La Prensa. Derechos reservados.
Advertencia: Todo el contenido de www.prensa.com pertenece a Corporación La Prensa S.A. Razón por la cual, el material publicado no se puede reproducir, copiar o transmitir sin previa autorización por escrito de Corporación La Prensa S.A.
Le agradecemos su cooperación y sugerencias a internet@prensa.com y Servicio al Cliente.
En caso de necesitar mayor información accese a nuestra biblioteca digital o llámenos al 222-1222.
Corporación La Prensa: (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá