Portada | Clasificados | Foros | Ediciones anteriores | Archivo | Contáctenos
  EL IMPRESO  
Hoy por hoy  
 
   
  Opinión  
  Perspectiva  
  Deportes  
  Mundo  
  Economía y Negocios  
  Vivir +  
  Reseña  
  Sociales  
  Horóscopo  
  Mosaico  
     
  SUPLEMENTOS  
  Ellas Virtual  
  Martes Financiero  
  Aprendo Web  
  Reseña Empresarial  
Pulso de la Nación
  SERVICIOS  
Titulares por
e-mail
Columnistas
Guía del sitio
Tarifas
¿Quiénes somos?
Contáctenos
  TIEMPO LIBRE  
Turismo
De interés
Cartelera de cines
De noche
 
  PÁGINA DEL LECTOR  
Porque nuestros lectores sí cuentan
  CANALES  
Salud
Psicología
Psicología sexual
Bebés
Hogar
Mascotas
Tecnología
Cine
Libros
Farándula
Discos
Reportaje especial
Panamá, domingo 4 de junio de 2006
 

BUROCRACIA. Los trámites legales retrasan la salida de los animales.

Ganado en soltura devora la vegetación de Coiba

Director regional de la Anam en Veraguas dice que las vacas tendrán que ser sacrificadas. Los niveles de erosión que se dan en los suelos causan serios daños a las colonias de coral.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/ N. Castillo
TURISMO. Se ha habilitado un sendero para que los visitantes tengan contacto con la naturaleza.685563
Ney Abdiel Castillo
ISLA COIBA, Veraguas.

La burocracia gubernamental se ha convertido en el peor enemigo del Parque Nacional Coiba (PNC), pues son estos lentos, tediosos y obligatorios trámites, los que obstaculizan el traslado de unas 3 mil reses y búfalos que día a día ocasionan severos daños al ecosistema.

Ya se han realizado dos licitaciones públicas para la adjudicación de los animales, pero ambas han sido declaradas desiertas, lo que obliga a mantener el ganado en la isla.

Los animales no son originarios del ecosistema de la isla, en vista de ello, alteran el balance natural porque devoran abundante vegetación.

Cuando funcionaba el penal se talaron muchos árboles y practicaron labores de pesca en forma descontrolada, lo que alteró negativamente el ecosistema, pero ahora que fue cerrado el penal y todo debería regresar a la normalidad, el andar de las reses evita que la naturaleza adelante su labor de reforestación.

Aparte de impedir la regeneración natural del suelo, se está provocando la erosión, lo que afecta directamente los arrecifes coralinos del área.

APROVECHAMIENTO

Por muchos años los recursos de Coiba fueron ‘aprovechados’ para muchas labores, incluso para la exportación de madera, estas actividades nunca fueron reportadas, por lo que sus beneficios no fueron recibidos por el Estado ni por los reclusos.

Se estima que el 20% de las 52 mil hectáreas que tiene la isla de Coiba fue desbastada con fines agrícolas y la extracción de madera, lo que dejó una dura marca, que apenas comienza a recuperarse.

Para la bióloga Alicia Ibáñez, del Instituto Smithsonian, el proceso es lento, pero se está dando, aunque enfatizó en que primero habrá que sacar las reses para que se pueda dar.GANADO

Pero la salida del ganado no será tan fácil, según el administrador regional de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Francisco Carrizo, porque estos animales son propiedad del Estado, y por ello se requiere cumplir con todos los requisitos que exige la legislación panameña.

Explicó que quien adquiera las reses tendrá que matarlas en Coiba y sacar la carne o llevarlas directamente al matadero, a través de un cordón sanitario, pues están contagiadas con brucelosis.

Indicó que para esto los veterinarios del Ministerio de Desarrollo Agropecuario estarán pendientes del proceso para garantizar que se cumpla con las exigencias de las normas sanitarias.

DAÑOS

Debido al proceso de erosión causado por la deforestación, los arrecifes de Bahía Dama están siendo duramente afectados, porque las partículas orgánicas que caen al mar enturbian el agua, lo que los mata lentamente.

Otro de los problemas que enfrentó Coiba fue la contaminación debido al uso indiscriminado de herbicidas para los cultivos, pero con la suspensión de esta actividad, los ríos van en franca recuperación.

La bióloga Ibáñez explicó que la zona más afectada es donde estaba ubicado el campamento central, donde se realizaban muchas de las actividades del penal.

Para resarcir este daño, en opinión de la científica, habrá que "intervenir" para frenar el proceso de erosión y que pueda comenzar la regeneración.

Otro de los problemas latentes era la presencia de perros que mantenían los presos, pero luego de que el penal fue cerrado muchos animales se fueron a las montañas de la isla, esto representa un riesgo porque ahora viven en estado salvaje.

RECUPERACIÓN

Ibáñez señaló que las áreas que más rápido se han recuperado son las que ocupaban los campamentos penales porque a su juicio ya han comenzado a nacer rastrojos y en aproximadamente 20 años podrían volver a ser áreas boscosas.

De las 10 mil hectáreas de bosque talado en Coiba ya el 80% está en proceso de recuperación, lo que deja un mejor panorama para la reserva.

Manifestó que en lo personal no ve una zona devastada, sino que por el contrario ve un área en recuperación.

HISTORIA

Se estima que los primeros asentamientos humanos datan de hace más de 500 años. La isla de Coiba fue habitada por indígenas, quienes acabaron con mucha de su vegetación, pero el tiempo permitió la regeneración de los bosques.

En 1919 comenzó a funcionar el Centro Penitenciario Isla Coiba, lugar apartado de tierra firme, donde eran enviados los delincuentes más peligrosos del país.

Durante los más de 80 años que tuvo de existencia el penal se habilitaron 22 campamentos y existió una población de 3 mil detenidos.

La roza y quema y la presencia de ganado, fueron las labores agrícolas que más daño ocasionaron al parque.

RIQUEZA NATURAL

En la isla de Coiba hay bosques que no han sido pisados por el hombre, por lo menos no hay registros, pero dentro del área turística se ha habilitado el sendero de los monos, que es un recorrido que se hace en medio de la vegetación y allí se entrelazan los bosques primarios y secundarios y es una muestra de la regeneración natural que ha tenido la isla.

El turista que entra en un recorrido de una hora y 45 minutos puede sentir el bosque, ver y escuchar animales, siempre acompañado por un guía que va mostrando los peligros, bondades y belleza de esta zona boscosa.

500 AÑOS DE HISTORIA

POBLACIÓN INDÍGENA: Se estima que los indígenas vivieron hace más de 500 años en la isla.

COLONIA PENAL: En 1919 comenzó a funcionar el Centro Penitenciario Isla Coiba, lugar apartado de tierra firme, donde eran enviados los delincuentes más peligrosos del país.

DEFORESTACIÓN: Durante los más de 80 años que operó el penal se habilitaron 22 campamentos y existió una población de tres mil detenidos.


Además en nacionales

Primer plano: Asamblea divulga ampliación del Canal
Primer plano: Autoridades detectan a ilegales trabajando
Primer plano: Burocracia atrasa obras comunitarias
Ocú se queda sin agua nuevamente
Ganado en soltura devora la vegetación de Coiba
La investigación no se detiene en la isla
Primer plano: Cae puente en vía La Pintada-Coclesito
Palacio de Gobierno lleva un año abandonado
Declaran desierta licitación de albergue
Bejuco tendrá una nueva corregiduría
Repararán caminos en Chepo y Capira
Hogar de ancianos lucha por subsistir
Chiquita confía en COOSEMUPAR
No habrá indemnización para productores de ñame
Urge reforestar las tierras altas de la cordillera de Azuero, dicen ambientalistas
Niegan impugnación en CRU de Colón



 
 
 
 
    BUSCADOR  
Google
Web
prensa.com
 
© 2006. Corporación La Prensa. Derechos reservados.
Advertencia: Todo el contenido de www.prensa.com pertenece a Corporación La Prensa S.A. Razón por la cual, el material publicado no se puede reproducir, copiar o transmitir sin previa autorización por escrito de Corporación La Prensa S.A.
Le agradecemos su cooperación y sugerencias a internet@prensa.com y Servicio al Cliente.
En caso de necesitar mayor información accese a nuestra biblioteca digital o llámenos al 222-1222.
Corporación La Prensa: (507)222-1222 | prensa.com: 323-7292 / 323-7338
Apartado 6-4586 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá