La Prensa
  Portada | Clasificados | Foros | Ediciones anteriores | Archivo | Contáctenos
  EL IMPRESO  
Hoy por hoy  
 
   
  Opinión  
  Perspectiva  
  Deportes  
  Mundo  
  Economía y Negocios  
  Vivir +  
  Reseña  
  Sociales  
  Horóscopo  
     
  SUPLEMENTOS  
  Ellas Virtual  
  Martes Financiero  
  Aprendo Web  
  Reseña Empresarial  
Pulso de la Nación
  SERVICIOS  
Titulares por
e-mail
Columnistas
Guía del sitio
Tarifas
¿Quiénes somos?
Contáctenos
  TIEMPO LIBRE  
Turismo
De interés
Cartelera de cines
De noche
 
  PÁGINA DEL LECTOR  
Porque nuestros lectores sí cuentan
  CANALES  
Salud
Psicología
Psicología sexual
Bebés
Hogar
Mascotas
Tecnología
Cine
Libros
Farándula
Discos
Reportaje especial
Panamá, sábado 26 de noviembre de 2005
 

LA PÁGINA DEL CIUDADANO
Pague la placa a tiempo y evite una odisea

Un ciudadano, al que le decomisaron la placa por no pagar a tiempo el impuesto municipal, cuenta las dificultades que tuvo para recuperarla. Si no hubiese sido porque guarda todos sus recibos, le cobran dos veces una boleta municipal.

LA PRENSA/Jihan Rodríguez
decomiso. Personal de Tesorería Municipal de Panamá en el operativo "Paga tu placa 2005".597112
Redacción de La Prensa
[email protected]

No pagar las cuentas a tiempo puede acarrear más que recargos. Luis es testigo de eso. Le quitaron la placa de su carro porque no había pagado el impuesto de circulación al Municipio de Panamá del año en curso.

Un miércoles de octubre lo sorprendió el operativo de la Tesorería del Municipio de Panamá "Paga tu placa 2005", frente a la Gran Estación de San Miguelito, justo cuando entraba a la jurisdicción municipal de Panamá. Él debía pagar el mes anterior, lo delataba el "SEP 2004" en la pequeña calcomanía de su placa. "Pensé que podía estar así (con la placa vencida) una o dos semanas hasta tener tiempo para sacar el revisado e ir a pagar al Municipio. Tengo una compañera de trabajo que ‘rodó’ dos años con la placa vencida hasta que la detuvieron este año. Yo no quería pasar tanto tiempo así, me demoraría un máximo de dos semanas", dice Luis, arrepentido de su -según confiesa- "mezcla de falta de tiempo e irresponsabilidad".

"Sé que cometí un error, pero recuperar mi placa ha sido una verdadera odisea", se queja.

Tal como lo establece la norma municipal, Luis fue a pagar la multa de 50 dólares antes de que transcurrieran 48 horas, desde el decomiso. Lo hizo el viernes siguiente al decomiso, pasadas las 4:00 de la tarde.

Antes de eso, tres policías de tránsito lo pararon -en diferentes ocasiones- por circular sin matrícula. A los tres agentes les enseñó el documento que certificaba por qué andaba sin placa, lo cual lo exoneraba de una boleta de tránsito, pero solo por las 48 horas después que le decomisaron la lámina de metal.

El pago de los 50 dólares lo hizo en el juzgado ejecutor del municipio ubicado en una oficina del viejo y deteriorado edificio de estacionamientos Edem, de la Avenida B, la actual sede municipal, que deberá mudarse en el año 2006.

Después de cancelar la multa, le informaron que para retirar la placa debía pagar el impuesto de circulación con sus respectivos recargos, las calcomanías y presentar el revisado. Estaba dispuesto a pagar todas esas cuentas, pero como no tenía aún el revisado, no podía sacar la placa, hasta traer el documento que certificaba el chequeo mecánico.

Como era viernes en la tarde, ya no tenía tiempo para ir a sacar revisado y retornar al Municipio ese día, de modo que tenía que regresar el lunes siguiente.

¿Y si me detiene un policía de tránsito camino al taller a sacar revisado? -preguntó Luis al funcionario municipal-.

"Eso debió pensarlo antes de estar con la placa vencida", respondió. Luis se marchó de la oficina pública sin responder. Afortunadamente para él, dijo, pudo llegar al taller (donde solo le tomaron fotos al carro) sin que lo detuvieran.

A su regreso al Municipio, al lunes siguiente, ya con revisado en mano, Luis fue atendido por otra funcionaria municipal que le dijo que si quería retirar la placa debía pagar -además de los impuestos, recargos y calcomanías- una multa de cinco dólares por no depositar monedas en un parquímetro.

Él recordaba muy bien que le habían impuesto dos boletas por esa causa en el último año. Pero también recordaba que había pagado ambas, lo cual expresó a la funcionaria. La respuesta de la empleada municipal fue: si no paga esos cinco dólares, no se le entrega la placa.

Luis, según dice, controló su enojo porque recordó que todo comenzó por no pagar a tiempo. "Reconozco que cometí un error, pero por ello, no pueden inventar deudas que no tengo", protesta.

Regresó a su casa para buscar el recibo de pago de la boleta de cinco dólares, que le habían puesto en julio pasado. Afortunadamente, guarda todos los recibos de pago.

Cuando regresó al municipio, enseñó el recibo a la cajera municipal. Ella le pidió que fuera al séptimo piso del vetusto edificio Edem (donde los elevadores suelen estar fuera de servicio) a tratar de que le retiren la boleta.

"Yo cumplí con mi deber de contribuyente, con pagar, ustedes cumplan su deber de registrar el pago", le respondió. Al ver que ya no era el sumiso contribuyente de la semana anterior, una supervisora llamó al séptimo piso para saber qué había sucedido con el pago de la boleta. No quedó registrado por un error de la cajera, se excusó la supervisora.

De no haber tenido su recibo, Luis hubiera tenido que pagar la boleta otra vez. Superado ese asunto, y después de haber pagado todas las cuentas pendientes con el Municipio de Panamá, Luis creyó que ya no había más inconvenientes para tener de vuelta su placa.

Se equivocó. La matrícula no la encontraban en el municipio. "Solo sé que la placa no estaba en la caja, con el resto. Nadie quiso decirme por qué tardaban en entregármela", explica. Después de media hora, un funcionario halló la matrícula y finalmente se la entregó a Luis. Lo que no entendió muy bien era por qué los contribuyentes que ya han pagado los impuestos, recargos, y toda otra obligación municipal deben buscar las calcomanías de la placa y del revisado en un lugar diferentes de dónde hacen los pagos. En este caso, Luis tuvo que ir hasta las oficinas del Municipio en Diablo, corregimiento de Ancón.

"Y si, en el camino a Diablo, los funcionarios de Tesorería Municipal me detienen por no tener aún la calcomanía actualizada de "SEP 2005", ¿qué hago?", -preguntó Luis a la cajera que lo atendió en el edificio Edem-. "En ese caso, quizá lo veremos, de nuevo aquí", respondió la empleada municipal.

Gobiernos locales reclaman más ingresos

El impuesto municipal de circulación de vehículos significa 6.5 millones de dólares de los ingresos del municipio capitalino, según informó el director de Administración Tributaria municipal, Mario Miranda.

En el municipio hay registrados 315 mil vehículos, de unos 420 mil que representan el parque vehicular del país, según la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre. Pero, anualmente, solo pagan el impuesto de circulación en el municipio capitalino los propietarios de unos 220 mil autos. El resto, unos 95 mil vehículos, está circulando sin pagar impuesto o ha salido de circulación sin haberlo reportado a las autoridades.

En vista de lo que significa el impuesto de circulación de vehículos, alcaldes y representantes del interior del país impulsaron una iniciativa que le permita a cada ciudadano de la República obtener la placa de su carro en cualquiera de los 75 municipios de la nación. Desde el 1 de enero de 2006, los contribuyentes tendrán esta libertad.

De esa manera se espera que un 20% de los contribuyentes activos cambie el registro de su vehículo a otro municipio del país, según informaron las autoridades, lo cual representa una manera de fortalecer la descentralización.


Además en Panorama

Iglesias piden explicaciones a magistrados
Ministerio Público investiga accidente aéreo
Detectan arbolitos infestados
Buen año para la Zona Libre
Bienvenida a la panameña
Los límites de la Iglesia
Solo hombres para un pequeño ejército
PARLAMENTANDO
Comisión electoral suspende sesiones
Usuarios se quejan de utilidades limitadas
Conep y Conato nombran delegados
Explican alcance de la reforma tributaria
Nuevo grupo surge en el Molirena
¿QUÉ PASÓ CON...?: Los últimos pasos de la policía patrimonial
El Estado asumirá parte de la deuda de las pensiones
Meduca aplaza fallo sobre institutores
No está listo análisis de dengue
Garantizan sanidad de arbolitos
LA PÁGINA DEL CIUDADANO: Pague la placa a tiempo y evite una odisea
LA PÁGINA DEL CIUDADANO: DERECHOS Y DEBERES
LA PÁGINA DEL CIUDADANO: ASI DEBE SER
Funcionarios estudian penas mayores para delitos sexuales
Recordatorio: El gran veragüense
Gobierno e ICA negocian indemnización
Muertes por traumas múltiples
Sigue vivo proyecto de fusión de SMN y SAN
Cierran empresa por ‘narcolavado’ en la ZLC
INNOVA: Los restaurantes ‘bajos’ en dióxido de carbono
INNOVA: Papel higiénico acaba con bosques
INNOVA: Panamá ensaya con TV inalámbrica digital
INNOVA: Alerta de virus resulta falsa alarma
INNOVA: Despierta la conciencia ambiental
INNOVA: Panameño el mejor de Latinoamérica



 
 
  TURISMO
 
 
  RECETARIO
Recetario  
 
    BUSCADOR  
Google
Web
prensa.com
 
© 2005. Corporación La Prensa. Derechos reservados.
Corporación La Prensa: (507)222-1222 | prensa.com: 323-7292 / 323-7338
Apartado 6-4586 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá