La Prensa
  Portada | Clasificados | Foros | Ediciones anteriores | Archivo | Contáctenos
  EL IMPRESO  
Hoy por hoy  
 
   
  Opinión  
  Perspectiva  
  Deportes  
  Mundo  
  Economía y Negocios  
  Vivir +  
  Reseña  
  Sociales  
  Horóscopo  
  Mosaico  
     
  SUPLEMENTOS  
  Ellas Virtual  
  Martes Financiero  
  Aprendo Web  
  Reseña Empresarial  
Pulso de la Nación
  SERVICIOS  
Titulares por
e-mail
Columnistas
Guía del sitio
Tarifas
¿Quiénes somos?
Contáctenos
  TIEMPO LIBRE  
Turismo
De interés
Cartelera de cines
De noche
PÁGINA DEL
LECTOR
 
  CANALES  
Salud
Psicología
Psicología sexual
Bebés
Hogar
Mascotas
Tecnología
Cine
Libros
Farándula
Discos
Panamá, domingo 9 de octubre de 2005
 

Juan Antonio Tack, el negociador

El ex canciller cuenta cómo en tiempo de los coroneles se gestó la negociación de los tratados Torrijos-Carter.

Opina que hoy Panamá debe acercarse a China, porque ese es ‘el país que existe. Taiwan es una provincia rebelde’.

LA PRENSA/David Mesa
ESTUDIOSO. Las relaciones de Panamá con EU es uno de los temas que apasionan al ex canciller.573682
Juan Luis Batista
Lina Vega Abad

[email protected]

"Dígale a los senadores que Panamá no aspira a ser ni colonia ni protectorado ni una estrella más en la bandera de Estados Unidos". Esta frase pasó a la historia como parte de la mitología que rodeó al general Omar Torrijos en el proceso negociador que permitió la recuperación de Canal. Sin embargo, su autor es otro: el ex canciller y negociador de los tratados Torrijos-Carter, Juan Antonio Tack.

La histórica frase fue parte del encuentro entre Robert Anderson –jefe de la misión negociadora por Estados Unidos (EU) de los fallidos tratados "Tres en uno" de 1967– quien visitó Panamá en 1970, en respuesta a una nota formal enviada por Tack al Gobierno estadounidense, para dar por cerrado el proceso negociador previo y solicitar el inicio de uno nuevo.

Antes de este encuentro –en junio de 1970– Tack recibió una nota del secretario de Estado William Rogers, en la que solicitaba a Panamá la prórroga gratuita del uso de la base de Río Hato por otros 15 años.

La petición fue rechazada por el Gobierno panameño, por recomendación de Tack, y el 15 de agosto de 1970 esta importante base en la costa del Pacífico pasó a jurisdicción panameña. Por lo visto, ver arriar la bandera de EU ese día en Río Hato fue el preludio de la lucha que terminaría el 31 de diciembre de 1999.

La actualidad

A sus 70 años de edad, el profesor de filosofía e historia que se convertiría en canciller de la República en una etapa decisiva de la historia, todavía sigue vinculado a los temas del Canal y de la política internacional. Es el director del Instituto del Canal y Estudios Internacionales de la Universidad de Panamá. Allí, en una austera oficina en el sótano de la Biblioteca Simón Bolívar, recuerda aquellos momentos y pone en contexto la realidad de hoy. Dice sentirse orgulloso de que el Canal se maneje de forma eficiente y haga aportes significativos al país. Además, comenta que Panamá aún tiene pendiente la discusión sobre el Tratado de Neutralidad que permite, a perpetuidad, la intervención de EU para garantizar el tránsito pacífico de la vía interoceánica.

El ex canciller opina que otro de los temas de política internacional que Panamá debe resolver, de una vez por todas, es su relación con Taiwan y China Popular.

Recuerda que en 1973, durante la celebración del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Panamá, China apoyó la posición panameña y Taiwan guardó silencio. "El país que existe es China. Taiwan es una provincia rebelde protegida por Estados Unidos. Y ya se sabe de la política de chequera de Taiwan".

Los inicios

Resulta imposible no hablar de historia con Juan Antonio Tack y de su participación en los acuerdos previos al tratado Torrijos-Carter, que permitieron el traspaso del Canal y la salida del Ejército de EU. De hecho, la llamada Declaración Tack-Kissinger es tema obligado en los cursos de historia de las relaciones entre Panamá y EU. Ese acuerdo, firmado en febrero de 1974, elimina el concepto de perpetuidad establecido en el tratado Hay-Bunau Varilla y crea la necesidad de elaborar un nuevo tratado.

Tack se vinculó a la política internacional por asuntos académicos. Uno de sus profesores en la Universidad de Panamá, Carlos Manuel Gasteazoro, le pidió que lo ayudara en un libro titulado Fuentes históricas de Panamá. A principios de la década de 1960, Gasteazoro era jefe de la sección diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores. El entonces canciller, Galileo Solís, nombró a Gasteazoro en la Embajada de Egipto y Tack asumió su cargo en la Cancillería.

Después de los hechos del 9 de enero de 1964, cuando estudiantes se enfrentaron con el Ejército de EU en reclamo de la soberanía en la Zona del Canal y el gobierno del presidente Rodolfo Chiari rompió relaciones con EU, Tack formó parte de la delegación que viajó a Washington para denunciar la agresión. Todo esto terminaría con la Declaración Moreno-Buncker del 3 de abril de 1964, por la que se restablecieron las relaciones diplomáticas y los dos países se comprometieron a eliminar las causas del conflicto entre ellos.

Luego, Tack desempeñó varios cargos diplomáticos en Europa, hasta que se dio el golpe de Estado del 11 de octubre de 1968 contra Arnulfo Arias Madrid. Entre los golpistas figuraba Boris Martínez, quien se había graduado un año antes que Tack en el Instituto Nacional, donde había una fuerte corriente nacionalista, impulsada principalmente por Demetrio Porras. Martínez, Tack y los jóvenes estudiantes de la época solían reunirse con Porras para hablar de política y, especialmente, de socialismo.

El golpe de 1968 lo halla trabajando en París. En su fuero interno, dice, justificó lo sucedido como una forma de supervivencia de los militares ante un gobierno "déspota como el de Arias".

El proceso

Su antiguo camarada de estudios y afinidades ideológicas –Boris Martínez– le pide que regrese al país y le promete enviarle el pasaje de avión.

Así, el 5 de enero de 1969, Tack estaba en el desaparecido edificio de la Comandancia en la Avenida A. Allí se encontraban el canciller Nander Pittí y el coronel Omar Torrijos. Le ofrecieron ser viceministro de Relaciones Exteriores. "Expliqué de inmediato cuál debía ser la línea de la política exterior, particularmente con EU", recuerda.

Sus palabras provocaron la inmediata reacción de Martínez: "nosotros pensamos igual... ¿verdad coronel que pensamos igual?". Torrijos asintió con la cabeza, sin decir palabra. Así, Pittí y Tack pasaron entonces a reestructurar el equipo que conduciría la política exterior panameña.

Luego vinieron los golpes y contragolpes entre los coroneles. Torrijos, con la lealtad de Manuel Antonio Noriega, sobrevive y se convierte en el "hombre fuerte de Panamá", mientras Martínez termina en Miami, un capítulo de la historia que aún no se ha contado con detalle.

Pero la salida de Martínez no fue motivo para el ostracismo de Tack. Torrijos era el representante de la Guardia Nacional para los actos diplomáticos. En varias ocasiones lo había visto en los eventos de la Sociedad Bolivariana.

Un día, Tack recibió la llamado de Rodrigo González, amigo íntimo de Torrijos, para informarle que el comandante quería verlo. La reunión se produjo y Torrijos le ofreció el cargo de canciller. Así, y tras reunirse con el presidente de la República, Demetrio Lakas, Tack pasó a ser el ministro de Relaciones Exteriores, a partir del 1 de enero de 1970.

En la Cancillería, Tack se rodeó de un equipo formado por destacados profesionales como Galileo Solís, Diógenes de La Rosa, Carlos López Guevara, Fernando Manfredo, Jorge Illueca, Ignacio Molino, Edwin Fábrega, Omar Jaén Suárez y el sacerdote de origen español Xavier Gorostiaga.

Tack recuerda que la reunión del Consejo de Seguridad de 1973 dio un gran impulso a la causa panameña. El propio secretario de EU, Henry Kissinger, le confesó en una ocasión que aquella reunión fue de gran ayuda. "Sabe, canciller, esa reunión fue una gran idea... me dio argumentos para decirle a los senadores conservadores: Panamá no está sola... tiene el apoyo de la comunidad internacional". El resto, es historia.

Relacionado: Un dilema y dos formas de enfrentarlo


Además en Panorama

El final de un gran esfuerzo
Centroamérica y Asia, de luto
Colón, tan cerca y tan lejos
El último escollo antes del paraíso
La violencia se viste de uniforme escolar
Con rumbo a Mar del Plata
Los compromisos anticipados de una cumbre
Fiscalía analiza petición de molirenas
Citarán a empresa por inundaciones
Alcaldesa de Tampa en la Presidencia
Solidaridad cumplirá 12 años de vida
‘Informe no puede quedar engavetado’
‘En el diálogo votaremos por la mejor propuesta’
Peajes de la autopista deben servir para su rehabilitación
Estancado el debate sobre residuos
Conductores anuncian ‘hora cero’
Mamografías a 20 dólares realiza Ancec
Co-descubridor del sida viene a Panamá
La inocencia busca refugio
La semana: Si tú no sueñas tus sueños, nadie los va a soñar por ti
La semana: El que bote basura a las calles, que las limpie
La semana: Del discurso del miedo al miedo a los discursos
La semana: El quiste de la hora elástica
La Lotería juega hoy en Amador
Política energética a largo plazo
Una visita del líder de Trinidad y Tobago
Juan Antonio Tack, el negociador
Un dilema y dos formas de enfrentarlo
Torrijos entrega ‘ayuda’ a padres de marino muerto
Liberan a empresario que estaba secuestrado
PTJ detiene a falsificador de tarjetas
Fábrega niega la compra de aviones



 
 
 
 
  TURISMO
 
 
  RECETARIO
Recetario  
 
    BUSCADOR  
Google
Web
prensa.com
 
© 2005. Corporación La Prensa. Derechos reservados.
Corporación La Prensa: (507)222-1222 | prensa.com: 323-7292 / 323-7338
Apartado 6-4586 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá