Panamá, jueves 7 de abril de 2005
 
SECCIONES
  Portada
  Hoy por hoy
  La Ciudad
  Nacionales
  Deportes
  Opinión
  Mundo
  Negocios
  Defensor del lector
  Vivir +
  Reseña
  Sociales
  Horóscopo
  SUPLEMENTOS
  Ellas Virtual
  Martes Financiero
  Aprendo Web
  R. Empresarial
  SERVICIOS
  Titulares por email
  Directorio de email
  Reportajes
  Columnistas
  TIEMPO LIBRE
  Turismo
  De interés
  Cine
  De noche
  Restaurantes
  Recetario
  SEPARATAS
  Pulso de la Nación
  AYUDA
  Guía del sitio
  Tarifas
  ¿Quiénes somos?
  Contáctenos
  VISITA
  Defensoría del pueblo
   

 

alternativa.

Uso racional del combustible

Arturo Rebollón

El combustible fósil (petróleo y sus derivados) es un elemento finito que se agotará y a medida que esto ocurra los países productores lo encarecerán para obtener mejores ganancias. Nosotros, como países no productores de petróleo estamos expuestos a los vaivenes de estos precios que siempre tendrán una tendencia al alza. El Gobierno Nacional a través de sus oficinas que tienen que ver con manejo de hidrocarburos no tiene ninguna acción beligerante a favor del pueblo panameño, son meros heraldos de las petroleras para anunciar los aumentos. Es cierto que no podemos controlar los precios, pero podemos hacer muchas otras cosas a fin de optimizar el consumo de combustible en el país y así reducir el flujo de divisas que afecta seriamente nuestra balanza de pagos. Es hora de promover activamente y establecer políticas de ahorro energético que nos permitan hacer un uso más racional del combustible, implantando primeramente en las entidades de Gobierno líneas claras y ejemplos para reducir el consuno de energía . Iniciar campañas con el apoyo de la empresa privada por ahorro energético, para promover el carpool o viaje colectivo entre amigos o vecinos que viajan en una misma dirección o destino, compartiendo gastos, porque con una simple vista al tráfico en nuestra ciudad nos damos cuenta de que es inmensa la cantidad de carros que sólo mueven al conductor, al promover este asocio se reducirían notablemente los carros en circulación, los tranques y se agilizaría el trafico produciendo un ahorro, y reduciendo la contaminación. También se puede solicitar a talleres que promuevan ofertas de afinamiento, balance y alineamiento de vehículos para optimizar el uso de combustible, instar a nuestros arquitectos a desarrollar el diseño de proyectos de construcción que utilicen materiales frescos y ventilación natural, para minimizar el uso de aires acondicionados, programar reducción del período de encendido de aparatos de aire acondicionado en oficinas públicas y privadas y en hogares.

Promover entre los consumidores la compra en las estaciones que brinden servicios que incrementan el rendimiento del combustible, tales como verificación de presión en llantas, aceite, agua, etc.

El establecer estos lineamientos y políticas no costaría nada al Estado, es factible encontrar empresas responsables que los apoyen, sólo se requiere de funcionarios deseosos de trabajar y de hacer la diferencia entre ellos y los que solamente quieren un empleo público para apoltronarse y cobrar con seguridad cada 15 días sin importar si el trabajo está hecho o no.

Tenemos que estar claros que sólo nosotros podemos minimizar el impacto de estas alzas, pues los países productores tienen la llave y controlan el flujo de petróleo para mantener los precios altos, de esta manera están amasando grandes fortunas para prepararse cuando el flujo de petróleo disminuya, tener en sus manos las rentas sustitutivas y poder adquirir el resto de la producción mundial y mantener el dominio a través del dinero.

El gobierno debe impulsar vigorosamente la generación de energía por medios alternos como : hidráulica, eólica, solar, para ello es necesario sentar en la mesa de negociaciones a propietarios de tierras que se verían afectadas, inversionistas o concesionarios, ecologistas y Gobierno para promover con carácter de urgencia acuerdos razonables que garanticen la preservación del medio ambiente, que compensen adecuadamente con tierras, vivienda , modo de vida, educación, trabajo para los afectados y garanticen la rentabilidad razonable del proyecto . Se debe establecer un plazo razonable para lograr acuerdos e iniciar los trabajos en sitio, que de no cumplirse provocarían que se revoquen las concesiones y que sea el Estado el inversionista generador y que pueda vender a un mejor precio a las distribuidoras para así balancear el alza constante de combustible.

Frenar el incremento de las inversiones en el parque de generación térmica e impulsar la generación de energía aprovechando la energía solar en áreas de mucho sol como el Arco Seco (Coclé, Herrera, Los Santos) y aprovechar la energía eólica en lugares donde se ha determinado que cruzan fuertes corrientes de aire .

El autor es ingeniero
Además en opinión

Otra señal: Roberto L. Sánchez-Vallarino
El dilema de la sexualidad digna: Eric E. Lombardo F.
Uso racional del combustible: Arturo Rebollón
De la Caja que tenemos a la Caja que queremos: Luis Alberto González Jiménez
El transporte público: Jorge A Chang V




Corporación La Prensa TEL (507)222-1222
La Prensa Web TEL 323-7292 / 323-7338
Apartado 6-4586 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá
 

 
 
  BUSCADOR
 
Google
Web
prensa.com

 

 



Derechos reservados. Corporación La Prensa.