Panamá, sábado 2 de abril de 2005
 
SECCIONES
  Portada
  Hoy por hoy
  La Ciudad
  Nacionales
  Deportes
  Opinión
  Mundo
  Negocios
  Defensor del lector
  Vivir +
  Reseña
  Sociales
  Horóscopo
  SUPLEMENTOS
  Ellas Virtual
  Martes Financiero
  Aprendo Web
  R. Empresarial
  SERVICIOS
  Titulares por email
  Directorio de email
  Reportajes
  Columnistas
  TIEMPO LIBRE
  Turismo
  De interés
  Cine
  De noche
  Restaurantes
  Recetario
  SEPARATAS
  Pulso de la Nación
  AYUDA
  Guía del sitio
  Tarifas
  ¿Quiénes somos?
  Contáctenos
  VISITA
  Defensoría del pueblo
   

 

propaganda.

Perspectiva
Telesur

Danilo Arbilla

Montevideo. Desde los salones de la Embajada de Venezuela en Uruguay se anunció al inicio de abril el lanzamiento de Telesur, un canal de televisión satelital, iniciativa del gobierno venezolano y que llegará a toda América y área occidental de Europa y el norte del continente africano.En tres semanas se emitirá la señal de ajuste y se espera que en junio esté funcionando plenamente. Nueva Televisión del Sur S.A. (Telesur) inicialmente está financiada con fondos de la empresa estatal petrolera venezolana más un aporte de U$S250 mil, equivalente al diez por ciento de la inversión inicial total, del gobierno uruguayo.La apertura de un nuevo medio de comunicación es una buena noticia. Significa que los ciudadanos tendrán una fuente más para ejercer su derecho a la información. Implica una opción más para elegir y ser más libres.También es un hecho positivo que su director general, el uruguayo radicado en Caracas, Aram Aharonian, haya especificado cuál será la línea y propósito del nuevo medio. Dijo que se trata de un proyecto antihegemónico para que "los latinoamericanos tengan su propia voz, y que no sean vistos con ojos extraamericanos".Más concretamente dijo que "el cometido del canal es dar la pelea ideológica en el plano masivo. Nosotros durante muchos años creímos que la pelea había que darla con pequeñas radios comunitarias, nada más, con pequeños periódicos...", pero con este proyecto se busca "dar la batalla en el campo masivo de la televisión", anticipó. El jerarca hablo de rescatar "nuestro lenguaje" y dio un ejemplo: "La televisión comercial actual nos dice que hay 'una coalición libertadora en Irak salvando a los iraquíes', cuando sabemos en realidad que es una invasión genocida".La idea, así como sus fundamentos y objetivos y el discurso que los sustenta, no son una novedad. Se repiten proyectos con los mismos objetivos para atacar las mismas causas, manejados hace tres décadas cuando se lanzó el "nuevo orden informativo" a nivel mundial. También entonces hubo medios, en particular agencias, integradas por oficinas estatales o financiadas e impulsadas por gobiernos.

El mariscal Tito de Yugoeslovia fue uno de los pioneros y ALASEI, agencia de noticias latinoamericana, uno de los proyectos que se puso en marcha. Esa iniciativa y sus proyectos específicos no prosperaron. Una de las razones del fracaso fue que la opinión pública, la gente, los pueblos, no recurrían ni les interesaba o atraía esos nuevos medios informativos sujetados al "nuevo orden".Telesur, ahora, no deja dudas sobre su signo ni los fines e ideología que la alienta. Pero es un medio más; no independiente, con claros objetivos extra periodístico-informativos pero igual es un aporte; como lo son, con su línea y su filosofía la radio y TV Martí, por ejemplo.Se trata de campañas y visiones diferentes a las que es bueno que el ciudadano pueda acceder.Hay, sin embargo, algún pero. La nueva empresa está financiada con fondos estatales asignados por gobiernos. Los dueños de esos fondos, los ciudadanos y contribuyentes no fueron consultados ni tuvieron la chance de elegir y decidir.También es deseable la competencia, y mucho más en el campo periodístico, pero siempre que sea leal y esté sometida al juicio y la decisión del público.Medios financiados con fondos públicos, a los que la gente no respalda, e igual continúan con los dineros de ese público que no recurre a ellos y de hecho los rechaza, ya dejan de ser un aporte positivo. Pasan a ser instrumentos de propaganda y de ataque a los medios independientes. Pueden incluso hasta transformarse en vías de desvíos ocultos de fondos públicos y pago de favores, como lamentablemente ocurre en muchos países del continente en que la publicidad oficial se otorga con ese tipo de fines y criterios. Un medio nuevo siempre es bueno. Un medio financiado por gobiernos no necesariamente es malo, pero la experiencia dice que tampoco siempre es bueno.

El autor es director del diario Búsqueda de Montevideo, Uruguay
Además en mundo

Perspectiva: Zapatero compensa a Colombia
Perspectiva: Telesur
Perspectiva: Semblanza del socialismo kitsch
Atentado deja 12 heridos en Líbano
El Vaticano nombra nuevos obispos
Disidente cubano llega a España
Sobreseído Pinochet por asesinato de Prats
Masacran a 30 personas en un suburbio de Río de Janeiro
Padres de Terri Schiavo y su esposo se enfrentan ahora por las honras fúnebres
‘Maras son una amenaza para Centroamérica’
Gobierno de Uribe negocia la compra de ocho helicópteros ‘Black Hawk’
Arrestan a abogado de ex capos de la droga
Capturan a 5 soldados de EU con cocaína
Ejército rodeará ‘Comunidad de Paz’
Cuestionan política exterior de España
Fallan contra seis indultos en Argentina
Bolivia gestiona apoyo para Derbez
Ex asesor de Clinton se declara culpable
Alberto Fujimori y colaboradores se apropiaron de 2 mil millones de dólares
Equipos de rescate llegan a zonas remotas de la isla Nias
Rechazan renuncia de jefe de seguridad
Denuncian fraude en elecciones
Reconocen como judíos a tribu hindú
Hizbulá dice que es imposible su desarme
Brote de fiebre cobra 130 vidas
EU no planificó fase postbélica
Capturan a posible insurgente iraquí
Exhortan a iraquíes aparticipar en marcha
Aseguran que rehén francesa sigue viva




Corporación La Prensa TEL (507)222-1222
La Prensa Web TEL 323-7292 / 323-7338
Apartado 6-4586 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá
 

 
 
  BUSCADOR
 
Google
Web
prensa.com

 

 



Derechos reservados. Corporación La Prensa.