Panamá, miércoles 2 de febrero de 2005
 
SECCIONES
  Portada
  Hoy por hoy
  La Ciudad
  Nacionales
  Deportes
  Opinión
  Mundo
  Negocios
  Defensor del lector
  Vivir +
  Reseña
  Sociales
  Horóscopo
  SUPLEMENTOS
  Ellas Virtual
  Martes Financiero
  Aprendo Web
  R. Empresarial
  SERVICIOS
  Titulares por email
  Directorio de email
  Reportajes
  Columnistas
  TIEMPO LIBRE
  Turismo
  De interés
  Cine
  De noche
  Restaurantes
  Recetario
  SEPARATAS
  Pulso de la Nación
  AYUDA
  Guía del sitio
  Tarifas
  ¿Quienes somos?
  Contáctenos
  VISITA
  Defensoría del pueblo
   

 

alerta. En Panamá, el 17% de los menores de cinco años tiene sobrepeso y obesidad.

Obesidad infantil, problema de peso

La OMS considera la obesidad como una epidemia. Los niños y adolescentes no escapan a esta realidad.

Aunque en Panamá la obesidad no es tan severa como en Estados Unidos, los médicos están en alerta.

Sady Tapia
stapia@prensa.com

KRT DIRECT

La mala alimentación y la vida sedentaria son factores que contribuyen a tener libras de más.

Haga el siguiente ejercicio: la próxima vez que salga a la calle, mire a su alrededor y cuente cuántas personas están obesas o tienen sobrepeso. ¿Dos?, ¿tres? No. Seguramente habrá más. Ya nadie debate si la obesidad es o no un problema mundial. Es un hecho. La Organización Mundial de la Salud (OMS) habla ya de globesidad, y la considera la primera epidemia no infecciosa de la historia. No discrimina. Es una bomba de relojería que afecta a ricos y pobres.

En Estados Unidos, el país referente de esta epidemia, uno de cada tres adultos es obeso. Esto ha llevado hasta a lo inimaginable: antes de fijar el importe de una póliza, las compañías de seguro están calculando el índice de masa corporal utilizado por la OMS, para determinar si el aplicante tiene exceso de libras.

Pero el problema de la obesidad y el sobrepeso también es preocupante en los niños y adolescentes, aunque para éstos se utilizan otros parámetros de medición.

Los expertos consideran que un niño tiene sobrepeso cuando supera el 10% de su peso ideal, y es considerado obeso cuando su peso excede el 20%.

Según la OMS, los menores de cinco años afectados por sobrepeso ascienden ya a 22 millones en el mundo. El resultado: niños y adolescentes que padecen de baja autoestima y desórdenes depresivos. Eso sin contar que la obesidad está provocando que la diabetes de tipo 2 –que generalmente se desarrolla en edades más tardías– afecte a personas cada vez más jóvenes.

Aunque en Panamá el problema de la obesidad infantil no es comparable con el drama que se vive en Estados Unidos, donde el peso de los chicos supera en un 80% su peso ideal, Francisco Lagruta, nutricionista del Hospital del Niño, advierte que hay razones para estar preocupados. La situación es "alarmante", dijo.

La situación

En Panamá no hay un registro oficial que determine cuántas personas sufren de obesidad infantil. Eso en parte se explica porque los pacientes con obesidad no son hospitalizados, lo que dificulta tener un registro exacto. Sin embargo, Lagruta, basado en su experiencia médica, dice que la tendencia de pacientes con esta enfermedad apunta hacia arriba. En el 2004, por ejemplo, el especialista atendió en el hospital 450 consultas, de las cuales la mitad tenía que ver con problemas de obesidad.

Dentro de todas estas estadísticas, lo que preocupa a la comunidad médica es que, según las investigaciones, los niños que comienzan a ser obesos entre los seis meses y siete años de vida, tienen un 40% de probabilidades de seguir siendo obesos en la edad adulta. La situación se complica cuando se convierten en obesos entre los 10 y 13 años de edad. La razón: las probabilidades de ser un adulto obeso son mayores (70%) porque las células que almacenan grasa se multiplican en esta etapa de la vida.

Un ejemplo del primer caso es Carlitos. Sus padres, Carlos y Marta, lo trajeron al mundo en 1995. Al nacer pesó ocho libras. Durante los tres primeros meses, Carlitos aumentó de peso rápidamente, pero sus padres jamás sospecharon que eso le ocasionaría problemas.

"Siempre pensamos que como estaba gordito, estaba sano", señalaron. Pero las complicaciones no tardaron en manifestarse. A Carlitos se le dificultaba sentarse, gatear y pararse. Fue en este momento que sus padres empezaron a preocuparse. El pediatra le estableció un régimen alimenticio para controlarle el peso. No funcionó y los padres desistieron de la medida.

Hoy Carlitos tiene nueve años de edad. Su peso ideal debería ser de 62 libras, pero pesa 23 libras de más.

Esta situación le ha ocasionado algunos trastornos psicológicos, debido a que sus compañeritos lo molestan a menudo en el salón de clases.

"Hoy nos arrepentimos por no cuidarle su alimentación desde chico", se lamentó su madre.

Hay otros casos en los que el factor hereditario u hormonal contribuye a la obesidad. Gaby, por ejemplo, presenta un sobrepeso que no está relacionado con mala alimentación.

Aunque su sobrepeso es leve, a su madre le preocupa la situación porque el papá de Gaby es diabético y el abuelo sufre de hipertensión.

En el pasado se pensaba que el niño que era gordo estaba bien alimentado; hoy esa tendencia ha cambiado.

Las causas

¿Pero qué hace que los chicos de todas las edades y grupos sociales ganen peso desproporcionadamente? Los expertos apuntan a la falta de actividad física y a la mala alimentación.

Adriano Delgado, endocrinólogo y encargado de la Clínica de la Obesidad en el Hospital Santo Tomás, advierte también que el exceso de tiempo que los chicos pasan frente al televisor, la computadora o con juegos de videos ayuda a que el niño sea obeso.

Si se tiene en cuenta que una sobrealimentación durante la infancia tiene una probabilidad del 60–80% de ser obeso cuando se es adulto, es fundamental que se tomen medidas preventivas para que un sobrepeso en la infancia no se perpetúe en la vida adulta. El precio a pagar es muy alto: la obesidad infantil de tipo nutricional puede generar complicaciones respiratorias y se corre el riesgo de colesterol e hipertensión.

Al respecto, Delgado comenta que antes estas enfermedades las sufrían las personas mayores, pero que hoy las padecen cada vez más los niños y adolescentes.

El dedo acusador apunta, en gran medida, a la llamada "dieta de supermercado" o comida basura" altamente calórica y falta de nutrientes.

Es por ello que Delgado insista en que los padres tienen mucho que ver en la conducta alimenticia de los niños.

Según estadísticas del Ministerio de Salud, el porcentaje de sobrepeso y obesidad en menores de cinco años es de un 17% en todo el país.

Delgado recomienda una dieta balanceada, comida saludable, y realizar ejercicios físicos.

¿Cómo determinar si se tiene sobrepeso u obesidad?

Los términos sobrepeso y obesidad se utilizan como sinónimos, pero no lo son. Para determinar la obesidad infantil se toma en cuenta si la persona excede en un 20% su peso ideal.

Esto se calcula pesando a la persona, midiéndola y observando luego una tabla de peso establecida según la estatura del individuo. Estas medidas, sin embargo, no son garantía de exactitud.

Según los especialistas, la medida más acertada, fácil y mejor correlacionada con la grasa corporal total es el Indice de Masa Corporal (IMC).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se tiene un peso normal cuando el IMC de la persona está entre 18.5 y 24.9.

La fórmula para obtener el IMC es dividir el peso de la persona en kilogramos entre la talla en metros cuadrados.

En la actualidad hay pesas que dan a conocer el peso, la estatura y el IMC, lo que facilita determinar si hay sobrepeso u obesidad. En lo que respecta a las opciones disponibles para el tratamiento de la obesidad en niños, hay que recordar que son limitadas: el uso de medicamentos no ha sido estudiado en poblaciones pediátricas.

En niños obesos, los pilares de la terapia incluyen dieta y ejercicio, ambos importantes para que el control del peso sea exitoso.

En los niños en crecimiento el control del peso se mide mantenimiento el peso, mientras el niño crece en estatura.


Además en portada

32 millones costó una decisión
Estado busca acuerdo con demandantes
Demandan a la superintendente de Bancos
Gripe complica salud del Papa
Empresarios advierten de repunte del desempleo
El sueño de una bahía con agua limpia y cristalina
Un rostro y mil devociones
Estudian uso de pasaporte único
Ascienden a mil 825 integrantes de la PN
Panamá y Cuba firmaron acuerdo
Alquilan autos para custodia en Bethania
Seis heridos al estrellarse helicóptero
Arroz y pollo entran a la mesa
Diputados podrían ser sancionados
La Magnolia florece otra vez
George Bush presentará su informe
Nuevo plan para limpiar la bahía
Normas preocupan a empresarios
El alto costo por anular un contrato de construcción
Alerta por la línea paralela
Niegan extradición a banquero ecuatoriano
MIDA evalúa adoptar un programa de la ONU
Se inicia encuentro juvenil en Penonomé
Pacientes de la CSS exigen medicinas de buena calidad
MEDUC impulsa proyecto para discapacitados
Obesidad infantil, problema de peso




Corporación La Prensa TEL (507)222-1222
La Prensa Web TEL 323-7292 / 323-7338
Apartado 6-4586 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá
 

 
 
  BUSCADOR
 
Google
Web
prensa.com

 

 



Derechos reservados. Corporación La Prensa.