Google
Web
prensa.com
Panamá, 29 de enero de 2005
  SECCIONES
  Portada
  Hoy por hoy
  La Ciudad
  Nacionales
  Deportes
  Opinión
  Mundo
  Negocios
  Defensor del lector
  Vivir +
  Reseña
  Sociales
  Horóscopo
  SUPLEMENTOS  
  Ellas Virtual
  Martes Financiero
  Aprendo Web
  R. Empresarial
  SERVICIOS  
  Titulares por email
  Directorio de email
  Reportajes
  Columnistas
  TIEMPO LIBRE  
  Turismo
  De interés
  Cine
  De noche
  Restaurantes
  Recetario
  SEPARATAS  
  Pulso de la Nación
  AYUDA  
  Guía del sitio
  Tarifas
  ¿Quienes somos?
  Contáctenos
  VISITA  
  Defensoría del pueblo
   

 

Actualidad.

Significado de la "Educación integral"

Paulino Romero

Previo al tema central enunciado, me permito hacer referencia al ciclo mismo del desenvolvimiento psíquico de la persona humana. Ocurre que el hombre (y la mujer por supuesto), a más de su naturaleza animal, se halla dotado de ese indiferente y extraordinario y dinámico principio de racionalidad que hace de él una criatura específicamente distante de los demás animales, organizada para ser dominada de la naturaleza y destinada a cumplir fines excelsos cuyo rayo supera los precarios linderos del espacio y del tiempo.

Y si ello es así, si el hombre es, por naturaleza, múltiple y vario, si ese campo de acción abarca, desde la elemental agitación de sus células primarias en los recónditos núcleos de su organismo hasta la palpitación de su pensamiento en las regiones de la lucubración metafísica, si, por una parte, es vida vegetativa y sensitiva, organismo animal que debe desarrollarse y nutrirse y, por otra, es espíritu que lleva en sí el ímpetu emancipador y la fuerza fecunda de la actividad creadora: si es tan pronto facultad receptora de conocimiento, como fuerza efectiva capaz de amar y odiar, de gozar y sufrir, o potencia volitiva suficiente como para traducir en actos los anhelos del corazón o las concepciones de la mente, es preciso concluir que una educación integral no será sino aquella que contemple, en su debida importancia, la totalidad de las funciones humanas: sensibilidad, afectividad, raciocinio, volición, o sean cuerpo y espíritu: sentidos e inteligencia; corazón y carácter.

El niño, colocado en posesión de los instrumentos de su sensibilidad, iniciará la vertiginosa carrera que podrá convertirse en un desordenado girar sin rumbo, si la mano experta del educador o educadora no lo guía en orden al adecuado desarrollo de sus demás facultades. El despertar de la vida imaginativa es, acaso, la primera crisis de adaptación mental que confronta la atención del maestro. Bastan unas pocas representantes elementales para que la imaginación del niño se lance en las más audaces exploraciones sobre las regiones de lo ignorado. Y coincide esta etapa con el despertar de la vida sentimental y afectiva que habrá de tomar extraordinaria importancia a todo lo largo de la adolescencia. Es entonces cuando la personalidad moral del hombre futuro va a recibir sus fundamentales lineamientos. Pasa de esta etapa sin la debida adecuación, no habrá desaprovechado el momento más indicado para la modelación del carácter. Romántico y soñador o frío e indiferente, ambicioso o resignado, generoso o egoísta, el hombre será, en gran parte, lo que quisieron que fuese los que lo acompañaron como conductores en el giro de su adolescente.

En efecto, la "educación integral " supone una triple preocupación docente: sobre los tres campos del conocimiento, de la conducta y de la voluntad. El primero, o sea el conocimiento, es lo que comúnmente se ha llamado instrucción y que, en forma más propia, debe designarse con el hombre de "información". Comprende ella el acopio de conocimientos que una persona culta debe adquirir para valerse por sí misma en la vida, ser útil a la sociedad y darse una explicación personal sobre el mundo en que habita y el tiempo en que le ha tocado vivir.

Cuando pensamos en la "educación integral" queremos significar que aceptamos que el hombre es un complejo consubstancial de materia y espíritu, una combinación esencial de cuerpo orgánico y de alma inmaterial e imperecedera y que, por lo tanto, todo tratamiento educativo debe mirar hacia la integridad de la persona humana y no a uno de sus componentes.

El autor es pedagogo, escritor y diplomático
Además en opinión

Significado de la "Educación integral": Paulino Romero
La Unidad Panameñista, vista por los verdaderos panameñistas: Vitelio Ortega
Los chacales que el chacal rechazaría: Carlos Iván Zúñiga Guardia
Soluciones alternas a los conflictos: Raul Enrique Olmos
Preguntas sobre reformas fiscales: Jaime Correa Morales




Corporación La Prensa TEL (507)222-1222
La Prensa Web TEL 323-7292 / 323-7338
Apartado 6-4586 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá
 

 
 
 

 

 



Derechos reservados. Corporación La Prensa.