Panamá, 7 de marzo de 2004
 
SECCIONES
Portada
Hoy por hoy
Nacionales
Deportes
Opinión
Mundo
Negocios
Kaleidoskopio
Reseña
Sociales
Horóscopo
Mosaico
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Martes Financiero
Aprendo Web
R. Empresarial
SERVICIOS
Titulares por email
Directorio de email
Reportajes
Columnistas
El tiempo
TIEMPO LIBRE
Turismo
De interés
Agenda
Cine
De noche
Restaurantes
Recetas
SEPARATAS
Pulso de la Nación
AYUDA
Guía del sitio
Tarifas
¿Quienes somos?
Contáctenos
VISITA
Defensoría del pueblo
Vea nuestros clasificadosHaga esta su página de inicio

Los líos de Amador

El Cementerio Amador es el más viejo y el segundo más lleno de la ciudad

Ana Teresa Benjamín
abenjami@prensa.com

Gatos por doquier. Es lo que más abunda en Amador.

En el Cementerio Amador se respira vida. Primero está ese enorme árbol ficus que reparte su sombra bondadosamente, y luego están los chicos que juegan al fútbol con una pelota desinflada y chancletas, en medio de las tumbas de próceres y desconocidos.

Casiano Pinzón, supervisor del cementerio, no tarda en ahuyentarlos. Claro, entre muertos no se juega, pero en El Chorrillo es imposible encontrar un buen parque y el cementerio se convierte en una buena opción.

El Cementerio Amador es el más viejo de la ciudad y allí se encuentran, fácilmente, tumbas que datan de mil ochocientos. También están los elegantes mausoleos de las familias de buen apellido, de los Soldados de la Independencia, de Victoriano Lorenzo y hasta el espacio que ocupan los restos de Panama Al Brown o de Rommel Fernández. Pero hasta la tumba de reciente construcción de Rommel, muerto en un accidente de tránsito hace solo un par de años, está abandonada, dice Pinzón.

Allí también resaltan los "viejos estilos": tumbas confeccionadas en mármol acompañadas de ángeles solos o de pesebres enteros. "Son una belleza", dice Pinzón. Las de hoy, solo las acompaña una cruz.

Amador es solo uno de los nueve cementerios que el Municipio de Panamá tiene a su cargo. Los más nuevos -Pacora, Utivé y Corozal- han venido a aliviar la congestión que sufrían los cementerios municipales hace un par de años, cuando las autoridades se dieron cuenta de que la ciudad se estaba quedando sin espacio para enterrar a sus muertos. Entonces comenzó la búsqueda de terrenos. La tarea no resultó fácil porque nadie quería un cementerio cerca de su casa. Al Municipio le tocó entonces irse hasta Pacora, a un terreno desprovisto de vecinos, y pagar un dólar por metro cuadrado en un terreno de 10 hectáreas.

En el 2003 se enterraron 418 cuerpos en el Cementerio Amador.

Las estadísticas de Empresas Municipales revelan que, durante el 2003, se efectuaron 2,077 entierros en todos los camposantos. El cementerio de Juan Díaz lidera la tasa de ocupación: 598 casos. En Amador, por su parte, fueron enterradas 418 personas, lo que lo convierte en el segundo cementerio más ocupado.

Pero en Amador hay más que muertos. Para empezar, trabajan allí 10 funcionarios de la Alcaldía que se hacen cargo de la limpieza, que empieza con la recolección de la basura que los residentes de los edificios contiguos arrojan sobre los osarios, sobre las tumbas y las aceras. Una "tropa" de unos 30 hombres ayuda en la labor; son cuidadores particulares contratados por familias que quieren mantener limpia la última morada de su familiar, y también diariamente se les ve en el cementerio quitando hojas, cortando hierba, dándole una mano de pintura a la tumba cuando la necesitan.

Nicolás González lleva nueve años en este oficio. Su padre le enseñó a hacer las lápidas y las cruces de granito que debe pulir de vez en cuando, y por el trabajo en cada una de las tumbas cobra 10 dólares. No dice cuántas tiene a su cargo pero sí sabe que Abraham es el que más contratos tiene en Amador.

Las esculturas en mármol y las tumbas en granito han dado paso a entierros más modestos: cruces, lápidas y tumbas de cemento.

Matute también limpia, pero es trabajador municipal. Se siente a gusto, tranquilo, "porque el muerto no molesta". Recuerda que para la invasión, en 1989, el cementerio quedó solo por varios días y, cuando regresó, algunas cruces estaban atravesadas por balas.

¿Hay algún entierro que recuerda de forma especial? Claro que sí. Era el funeral de un capo de Santa Cruz, y Amador rebosaba de gentes. Los pandilleros eran las "estrellas" de ese día. El reggae sonaba a todo volumen y el ataúd era paseado en hombros, con el mismo ritmo de una procesión del Cristo Negro. Pa'trás, pa'lante, pa'lante y pa'trás... El "jolgorio" acabó cuando una pandilla enemiga quiso "participar" del asunto y se formó la balacera allí, ante la mirada atónita de Matute.

"Los entierros de la gente buena son tranquilos; los de los pandilleros son los que más llaman la atención", explica Matute.

Generalmente, sin embargo, Amador es un sitio pacífico. Un lugar para los muertos.


Además en mosaico

. Galería de seres fabulosos
. Los líos de Amador
. Vivir y morir en Hollywood
. Pinar del Río: ecoturismo en Cuba





¦
Portada¦ Hoy por hoy¦ La Ciudad¦ Nacionales¦ Deportes¦ Opinión¦
¦
Mundo¦ Negocios¦ Revista¦ Reseña¦ Última hora ¦ UH Mundo¦
¦
UH Negocios¦ UH Deportes¦ UH Farandula ¦ UH Ciencia y Salud¦ UH Tecnología ¦ UH Cultura ¦ UH Curiosidades ¦

Corporación La Prensa TEL (507)222-1222
Apartado 6-4586 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá