Panamá, 20 de julio de 2003

 
SECCIONES
Portada
Hoy por hoy
La Ciudad
Nacionales
Deportes
Opinión
Mundo
Negocios
Defensor del lector
Revista
Reseña
Sociales
Horóscopo
SERVICIOS
Titulares por email
Directorio de email
Reportajes
Columnistas
El tiempo
TIEMPO LIBRE
Turismo
De interés
Agenda
Cine
De noche
Restaurantes
Recetas
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Martes Financiero
Aprendo Web
R. Empresarial
SEPARATAS
Pulso de la Nación
AYUDA
Guía del sitio
Tarifas
¿Quienes somos?
Contáctenos
VISITA
Defensoría del pueblo
Vea nuestros clasificadosHaga esta su página de inicio

De Salsipuedes al 'barrio chino'

Hoy, las calles donde se originó el barrio chino de la ciudad de Panamá, languidecen ante los golpes de la modernidad

LINA VEGA ABAD
[email protected]

LA PRENSA/Alvaro Reyes

La popular y caótica Calle 13 -Salsipuedes-, donde se originó el barrio chino de Panamá

Incienso... mirra... pimienta.... canela. Las codiciadas especies que excitaron las pasiones humanas. Guerras, intrigas, descubrimientos, todo por la ambición de controlarlas, de poseerlas.

Hoy, un recorrido por las calles Eusebio A. Morales y otras que supuestamente forman el "barrio chino", volvería loco a un europeo de la época del intrépido Cristóbal Colón. Todas las especies y todos los exóticos ingredientes están allí, para delicia de los conocedores de los secretos de la cocina y de la medicina oriental.

Pero, a pesar de la variedad de productos, incluyendo vajillas, ollas, sartenes, potes, teteras y un sinnúmero de artículos traídos desde el lejano Oriente y despachados por chinos-panameños que hablan una extraña jerga, lo que vemos no es más que los últimos estertores de lo que fuera una vigorosa comunidad comercial.

Frente a la popular cantina Zombi, en la Avenida Eloy Alfaro, una pomposa puerta china -del período "tardo mayinista", como acertadamente dijeron en su momento los chicos de la revista Mogo-, recibe al desprevenido paseante.

 

LA PRENSA/Alvaro Reyes

Eduardo (Tito) Von Chong, dueño de Casa Belén, única sobreviviente del original barrio chino.

Se supone que se trata de la entrada al "barrio chino"; pero una vez se atraviesa, nada parece justificar su existencia.

Salvo algunos edificios que albergan las lánguidas sedes de algunas sociedades culturales chinas y pocas tiendas, no hay mayores evidencias de que se trata del lugar donde echó sus raíces una laboriosa comunidad china proveniente principalmente de la provincia de Guangdong, y que vino a esta tierra de tránsito para probar fortuna.

"Eso del barrio chino es un mito", aseguró a La Prensa, Eduardo (Tito) Von Chong, propietario de la única tienda que ha sobrevivido a los múltiples cambios ocurridos en Salsipuedes.

Allí, en el número 5-19 de la popular calle que se inicia en la Avenida Central y termina frente al Mercado Público -Calle 13 Este o Salsipuedes - se encuentra Casa Belén, tienda fundada por el padre de Von Chong hace más de 60 años.

Casa Belén -que cerrará definitivamente sus puertas el próximo 30 de agosto- es la última evidencia de un mundo ya desaparecido. "El barrio chino era Salsipuedes, la Avenida B y poco más", aseguró otro descendiente de uno de esos esforzados chinos que llegaron a Panamá y nunca más se fueron.

Un tiempo que ya se fue

 

LA PRENSA/Alvaro Reyes

A pesar de la decadencia, aún se encuentran en el barrio las más exóticas especies e ingredientes orientales

Según una fuente que prefirió el anonimato, pero que creció en el barrio ayudando a su padre en uno de los tantos negocios de chinos ubicados en Salsipuedes, "en los años 50, 60 y 70, el barrio era un hervidero".

Como el Mercado Público era el centro de compras de víveres de los residentes del sector (que incluía Santa Ana, Catedral, El Chorrillo, Bella Vista, La Exposición, Calidonia), el área de la Avenida Central era el epicentro del comercio al detal, mientras que Salsipuedes lo era del comercio al por mayor.

En ese entonces no había grandes distribuidoras de productos, de manera que los chinos se encargaban de los negocios de distribución en el interior. "Desde pequeño acompañé a mi padre en un camión a recorrer los pueblos del interior vendiendo toda clase de mercancías a tiendas y abarroterías", recordó con cierta nostalgia.

Además, las paradas o piqueras de transportes del interior estaban ubicadas en la Avenida Eloy Alfaro y El Terraplén, hasta la entonces famosa Estación El Javillo, frente al mercadito de las frutas.

Todo esto hizo de Salsipuedes el paso obligado para la gente que venía del interior en busca de artículos de cocina, perfumería, útiles escolares, adornos para el hogar, etc. Todo lo encontraban en las tiendas de chinos -y de judíos- ubicadas a todo lo largo de Salsipuedes.

 

LA PRENSA/Alvaro Reyes

La pomposa puerta oriental que conduce al fantasmal “ barrio chino”

"La calle era muy concurrida desde las siete de la mañana, cuando las amas de casa pasaban hacia el mercado. A su regreso, iban de tienda en tienda, buscado lo que necesitaban", dice la fuente.

Ese mundo empezó a cambiar, cuando en 1970, el gobierno del hombre fuerte de Panamá, Omar Torrijos, cierra la calle para colocar puestos de buhonería. "Lo recuerdo como si fuera hoy", contó Tito Von Chong, "antes los buhoneros instalaban cada día sus puestos en las aceras y los carros podían circular por Salsipuedes".

Otra novedad que transformó definitivamente los hábitos de compra de los panameños fue la aparición de los populares almacenes por departamentos donde se podía comprar de todo, especialmente lo que había sido el coto casi exclusivo de la tienda de los chinos: económicos artículos del hogar.

"El progreso transformó a Salsipuedes", concluyó con filosofía Von Chong, quien ahora se prepara para disfrutar de una merecida jubilación. "Esta tienda me permitió mantener a mi familia y darle a mis hijas una buena educación, pero hace más de 4 años que no produce nada y por ello he decidido cerrar".

Hoy, Salsipuedes es otra cosa. Allí se han instalado artesanos que venden todo tipo de artículos que forman parte de la parafernalia folklórica panameña: polleras, montunos, sombreros típicos, cutarras, tembleques, etc.

Además, en Salsipuedes se encuentran libros y revistas usadas, chucherías made in Taiwan, legumbres y frutas.

Tal vez por eso, se ha creado la ficción de que el barrio chino queda detrás de la puerta oriental que, en realidad, conduce a ninguna parte.

En ese nuevo "barrio chino" hay tres o cuatro tiendas de mercancía oriental, locales de alquiler de películas chinas y misteriosas "casas de té". Sus dueños son chinos que han llegado a Panamá hace poco y que nunca conocieron los mejores tiempos de Salsipuedes... el original barrio chino de Panamá.






¦
Portada¦ Hoy por hoy¦ La Ciudad¦ Nacionales¦ Deportes¦ Opinión¦
¦
Mundo¦ Negocios¦ Revista¦ Reseña¦ Última hora ¦ UH Mundo¦
¦
UH Negocios¦ UH Deportes¦ UH Farandula ¦ UH Ciencia y Salud¦ UH Tecnología ¦ UH Cultura ¦ UH Curiosidades ¦

Corporación La Prensa TEL (507)222-1222
Apartado 6-4586 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá