Panamá, 5 de noviembre de 2001
SECCIONES
Portada
Hoy por hoy
Trasfondo
Nacionales
Deportes
Opinión
Mundo
Negocios
Revista
Reseña
Tecnología
SERVICIOS
Titulares por email
Directorio de email
Reportajes
Columnistas
Notas importantes
El tiempo
TIEMPO LIBRE
Turismo
De interés
Agenda
Cine
De noche
Restaurantes
Recetas
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Martes Financiero
Aprendo Web
R. Empresarial
Talingo
SEPARATAS
Pulso de la Nación
Punto exe
AYUDA
Guía del sitio
Tarifas
¿Quienes somos?
Contáctenos
Vea nuestros clasificadosHaga esta su página de inicio

Forjadores de la patria

JOSÉ QUINTERO DE LEÓN
jquintero@prensa.com


Pulse aquí para apreciar la imagen

Telegrama de Porfirio Meléndez

Si en Panamá el cabecilla de la conspiración separatista fue el prócer José Agustín Arango, en Colón descolló el ilustre ciudadano Porfirio Meléndez, cuyo liderazgo contribuyó a sellar nuestra separación de Colombia, ese glorioso 5 de noviembre de 1903.

Meléndez, quien era el jefe de la Junta Patriótica Revolucionaria del sector atlántico, y ya conocedor de los sucesos que acontecían en la capital, fue sorprendido con la llegada al puerto de Colón, ese mismo 3 de noviembre, del Batallón Tiradores, una fuerza de 500 hombres al mando de los generales Juan B. Tovar y Ramón Amaya.

Este contingente venía dispuesto a sustituir al Batallón Colombia, comandado por el general Esteban Huertas, quien se había identificado con el movimiento separatista panameño.

La historia narra que el jefe del movimiento revolucionario, Manuel Amador Guerrero, y Nicanor A. De Obarrio logran la cooperación del coronel norteamericano Shaller, superintentende del Ferrocarril de Panamá, para solo trasladar a la capital a los generales Tovar y Amaya.

Una vez en el cuartel Chiriquí, en las Bóvedas, Huertas ordena su detención, lo cual fue un paso audaz para no tirar por la borda lo que ya habían adelantado los revolucionarios.

Pero la noticia se supo en Colón, lo que hizo entrar en cólera al coronel Eliseo Torres, quien había quedado al mando de la tropa. De inmediato quiso trasladar al Tiradores a Panamá para liberar a Tovar y Amaya y sofocar la rebelión.

Fue entonces cuando la astucia y valentía de los patriotas colonenses entró en acción. Meléndez, Orondaste Martínez, Carlos Clement y Juan Antonio Henríquez lograron convencer a Torres de que su misión estaba perdida y que la separación del istmo era ya un hecho; que lo mejor era devolverse a Cartagena con la tropa.

Torres admite los hechos, pero reclama una compensación. La independencia del istmo no podía perderse por reclamos económicos, por lo que Meléndez, Luis Estenoz y José Lefevre gestionan un préstamo de 8 mil pesos en oro de la Compañía del Ferrocarril para costear el pasaje y sueldos de oficiales y tropa.

La partida ocurre el 5 de noviembre a bordo del vapor Orinoco, sellándose la verdadera separación de Panamá de Colombia.


Además en nacionales

Rinden honor a la bandera
Lluvias afectan seis comunidades en Azuero
Cierran complejo turístico
Forjadores de la patria
Separan a director de escuela de Chitré
Intensas lluvias dañan los puentes y vados de Veraguas
Destituyen a funcionaria de Educación
Nombran fiscal para Coclé y Veraguas
Exportarán carne a Costa Rica






¦
Portada¦ Hoy por hoy¦ Trasfondo¦ Nacionales¦ Deportes¦ Opinión¦
¦
Mundo¦ Negocios¦ Revista¦ Reseña¦ Última hora ¦ UH Mundo¦
¦
UH Negocios ¦ UH Deportes ¦ UH Farandula ¦ UH Ciencia y Salud¦ UH Tecnología ¦ UH Cultura ¦ UH Curiosidades ¦
Derechos reservados, Corporación La Prensa.internet@prensa.com